•   Washington D.C, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El asesor de seguridad de la Casa Blanca, John Bolton, dijo este martes que la situación en Venezuela, donde un grupo de militares se alzaron contra el gobierno de Nicolás Maduro, "no es un golpe de Estado" y reiteró que "todas las opciones están sobre la mesa".

"Claramente no es un golpe de Estado. Reconocemos a Juan Guaidó como el interino", dijo Bolton, que argumentó que "no es un golpe cuando Juan Guaidó toma el control de los militares venezolanos". 

El asesor de seguridad de Donald Trump sentenció que "si Maduro atenta contra Guaidó, las tropas estadounidenses tomarán acción".

Asimismo, Bolton llamó al ministro de Defensa de Venezuela, el general Vladimir Padrino, al presidente de la Corte Suprema, Maikel Moreno, y al comandante de la Guardia Presidencial, Iván Hernández Dala, a abandonar al mandatario Nicolás Maduro.

"Queremos ver al ministro Padrino, al juez de la Corte Suprema (Maikel) Moreno y a Rafael Hérnandez Dala fuera de la Guardia Presidencial", dijo Bolton a la prensa.

Bolton aseguró que estos tres altos cargos se habían comprometido a apoyar la salida de Maduro. 

Vladimir Padrino, ministro de Defensa de Venezuela. Archivo/END"Como sabe la oposición en toda Venezuela ellos se comprometieron a apoyar el derrocamiento de Maduro", dijo Bolton. 

Bolton repitió su mensaje en un tuit: "Su momento es ahora. Esta es su última oportunidad. Acepten la amnistía del presidente interino Guaidó, protejan la Constitución y echen a Maduro, y los sacaremos de la lista de las sanciones". 

"Si se quedan con Maduro, se van a hundir con el barco", advirtió. 

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. EFE/ENDPoco antes, el presidente estadounidense, Donald Trump, había mostrado su apoyo al pueblo venezolano. 

"Estoy siguiendo muy de cerca la situación en Venezuela. Estados Unidos apoya al pueblo de Venezuela y su libertad", afirmó Trump, cuyo gobierno fue el primero que reconoció al opositor Juan Guaidó como dirigente legítimo del país sudamericano.

Un nutrido grupo de militares se sumó hoy a Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por medio centenar de países, y liberaron al opositor Leopoldo López, en arresto domiciliario.

Miles de ciudadanos han salido a las calles de Caracas y otras ciudades de Venezuela en apoyo de Guaidó y de López, ambos del partido opositor Voluntad Popular (VP).

La comunidad internacional apoyó mayoritariamente y consideró legítima la sublevación militar este martes en Venezuela que pretende derrocar a Nicolás Maduro y sustituirlo por el encargado Guaidó.

Tras una mañana de protestas y enfrentamientos, la tarde del martes Caracas se encuentra sumida en una puja política entre los que respaldan a Maduro y los que apoyan a Juan Guaidó.

Unos 25 militares venezolanos, todos de baja graduación, han ingresado a la embajada de Brasil en Caracas y solicitaron asilo, mientras el opositor Leopoldo López y su familia ingresaron a la embajada de Chile en calidad de "huéspedes".

Tras el anuncio del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó sobre el inicio de la “operación libertad”, los venezolanos radicados en distintas ciudades del mundo han salido a las calles para mostrar su respaldo al líder opositor y presidente de la Asamblea Nacional de este país. 

Militares venezolanos reprimen protestas contra Nicolás Maduro / AFPLa oposición venezolana se mantiene atrapada en su bastión, el municipio Chacao de Caracas, donde funcionarios militares han bloqueado los accesos al oeste de la capital, zona en que tradicionalmente el chavismo ejerce mayor control y hasta el momento se reporta "normalidad".

Al menos unos 500 militares mantienen cerradas las vías de comunicación entre el este y oeste de la capital, mientras motoristas uniformados rodean las zonas en las que los opositores se mantienen manifestando y exigiendo la salida del gobernante Nicolás Maduro.