•   Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La sublevación en la madrugada del martes de un grupo de militares venezolanos en apoyo al opositor Juan Guaidó, quien llamó al "cese definitivo de la usurpación", generó repercusiones en la comunidad internacional.

Estados Unidos, la mayoría de países de América Latina y la Unión Europea expresaron inmediatamente su respaldo a Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países, mientras aliados del gobierno de Nicolás Maduro como Rusia, Cuba, Nicaragua, El Salvador y Turquía condenaron el alzamiento.  

Estados Unidos, que lidera la presión internacional para la salida de Maduro, hizo saber a través del secretario de Estado Mike Pompeo que respalda el alzamiento.

"Hoy el presidente interino Juan Guaidó anunció el comienzo de la Operación Libertad. El gobierno de Estados Unidos apoya completamente a los venezolanos en su búsqueda por la libertad y la democracia. La democracia no puede ser derrotada", escribió en Twitter.

Por su parte, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, saludó la "adhesión de militares a la Constitución y al Presidente encargado de Venezuela  Juan Guaidó" y reclamó "el más pleno respaldo al proceso de transición democrática de forma pacífica".

El apoyo a Guaidó se vio respaldado también por miembros del Parlamento Europeo, el eurodiputado Antonio Tajani manifestó que “hoy 30 de abril, marca un momento histórico para el regreso a la democracia y la libertad en Venezuela”.

Antonio Tajani, presidente del Parlamento Europeo. EFE/END

Tajani declaró su alegría por la liberación del político Leopoldo López.

“Es una gran noticia. ¡Vamos Venezuela libre!”, subrayó el eurodiputado.

El apoyo a Guaidó también fue evidente de parte del presidente de Colombia, Iván Duque, quien instó a los militares y al pueblo venezolanos a unirse a Guaidó "para que se ubiquen del lado correcto de historia, rechazando dictadura y usurpación de Maduro".

Iván Duque, presidente de Colombia. EFE/END

En Sudamérica el apoyo a Guaidó también fue manifestado por el presidente Mauricio Macri, quien dijo que Argentina desconoce "la autoridad del dictador Maduro" y deseó "que este sea el momento decisivo para recuperar la democracia" y "que la larga angustia que llevó al sufrimiento y al miedo a los venezolanos llegue a su fin".

El presidente Jair Bolsonaro, se unió a su homólogo argentino y reafirmó también su apoyo al movimiento que busca sacar a Maduro del poder.

"Brasil se solidariza con el sufrido pueblo venezolano esclavizado por un dictador", escribió en Twitter. "Brasil está al lado del pueblo de Venezuela, del presidente Juan Guaidó y de la libertad de los venezolanos", subrayó.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. EFE/END

Desde Chile llegó otra muestra de apoyo a la oposición venezolana, el mandatario Sebastián Piñera reiteró su respaldo a Guaidó y expresó estar a favor de la democracia en Venezuela.

"La dictadura de Maduro debe terminar por la fuerza pacífica, y dentro de la constitución, del pueblo venezolano. Así se restablecerán las libertades, la democracia, los DDHH y el progreso en Venezuela", tuiteó el mandatario.

Sebastián Piñera, presidente de Chile. EFE/END

Ecuador y Paraguay también demostraron estar a favor del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó y pidieron la salida de Nicolás Maduro.

“Colombia reitera su firme respaldo al presidente Juan Guaidó en los momentos difíciles que vive Venezuela", tuiteó el canciller José Valencia, mientras Mario Abdo, presidente de Paraguay, escribió en la misma red social: "Valiente pueblo de Venezuela! Llegó tu hora!"

Canadá es otro de los países del continente americano que apoyaron a Guaidó, además instó a garantizar su seguridad y del opositor Leopoldo López.

Los venezolanos que apoyan pacíficamente al Presidente interino Guaidó deben hacerlo sin temor a la intimidación o la violencia", agregó la ministra de exteriores, Chrystia Freeland. 

Luego de que la crisis venezolana resonara en el Parlamento Europeo, varios países de ese continente, como España, Reino Unido e Italia, también mostraron abiertamente su apoyo a la oposición de Venezuela.

"Deseamos con todas nuestras fuerzas que no se produzca un derramamiento de sangre", dijo Isabel Celáa, portavoz del gobierno de Pedro Sánchez, por su parte el gobierno de la primera ministra británica, Theresa May, que también reconoce como presidente encargado de Venezuela a Guaidó, llamó a través de su portavoz una "resolución pacífica" a la crisis y a la "restauración de la democracia venezolana.

Theresa May, primera ministra británica. EFE/END

Por último, Matteo Salvini, viceprimer ministro y hombre fuerte del gobierno de Italia -uno de los pocos países europeos que no reconoce a Guaidó como presidente interino-, pidió el "alejamiento del dictador Maduro" de Venezuela así como una "solución pacífica y no violenta de la crisis que lleve a elecciones libres".

Pese a que el número de países que apoyan a Nicolás Maduro se reduce considerablemente en relación a los que piden su salida, sus aliados brindaron su apoyo ante el intento de golpe de estado que supuestamente quiere efectuar la oposición.

Rusia acusó a la oposición de alimentar el conflicto en Venezuela y apeló a que se entablen negociaciones para evitar un baño de sangre.

"La oposición radical en Venezuela ha vuelto a utilizar de nuevo métodos duros de confrontación" que solo logran "alimentar" el conflicto, criticó el ministerio de Relaciones Exteriores ruso en un comunicado.

Turquía, otro país que respalda a Maduro, se pronunció en contra de la sublevación de militares en Venezuela a través de su presidente Recep Tayyip Erdogan quien expresó: "como país que luchó contra golpes de Estado y que ha experimentado las consecuencias negativas causadas por golpes, condenamos el intento de golpe en Venezuela".

Cuba, otro de los países que siempre han estado del lado de Venezuela, manifestó su "firme apoyo" a Maduro y rechazó "este movimiento golpista que pretende llenar de violencia al país", según expresó el presidente Miguel Díaz-Canel, quien agregó que "los traidores que se han colocado al frente de este movimiento subversivo, han empleado tropas y policías con armas de guerra en una vía pública de la ciudad para crear zozobra y terror".

Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba. EFE/END

El presidente de Bolivia, Evo Morales, condenó "enérgicamente" el "intento de golpe de Estado en Venezuela, por parte de la derecha que es sumisa a intereses extranjeros". Asimismo, llamó a los "gobiernos de América Latina a condenar el golpe de Estado en Venezuela e impedir que la violencia cobre vidas de inocentes".

El gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador condenó este martes el "golpe de Estado" en Venezuela encabezado por el líder opositor Juan Guaidó junto a un grupo de uniformados.

"Condenamos enérgicamente el golpe a la democracia y a la voluntad del pueblo venezolano al querer imponer a través de un golpe de estado a un auto proclamado personaje", publicó la formación de izquierda en sus redes sociales, sin embargo el presidente electo Nayib Bukele, en reiteradas ocasionas ha demostrado su rechazo a la política implementada por Nicolás Maduro.

Nayib Bukele, presidente electo de El Salvador. EFE/END

El Gobierno de Nicaragua respaldó este martes al presidente Nicolás Maduro, a quien respaldan “incondicionalmente todos los esfuerzos que el presidente Nicolás y su pueblo realizan para promover el diálogo, encuentro, reconciliación en Venezuela", informó el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Así como muchos países tomaron partido ante la situación en Venezuela, algunos prefirieron quedarse entre la batalla, tal es el caso del presidente Manuel Andrés López Obrador, quien dijo que la postura de México es "no intervenir".

"Deseamos que haya diálogo, que se respeten los derechos humanos, que no se apueste a la violencia, pero no intervenimos porque el respeto al derecho ajeno es la paz", afirmó en rueda de prensa., mientras el gobierno uruguayo pidió "evitar acciones que puedan conducir a una escalada de violencia de graves consecuencias, en especial para la población civil", y dijo que continuará sus esfuerzos para "encontrar una solución pacífica, mediante la negociación entre las partes".