•  |
  •  |
  • AFP

Daniel Ortega, Manuel Zelaya y Fernando Lugo, tres de los mandatarios que asisten a la Asamblea General de la OEA en Honduras, exigieron hoy el reintegro inmediato de Cuba al organismo continental para borrar "la vergüenza" de la suspensión aprobada en 1962 a instancias de Estados Unidos. "Para Cuba es intrascendente la OEA", expresó Ortega, presidente nicaragüense. Si Cuba no es readmitida "seguimos siendo cómplices de la sanción" aprobada por la OEA en Punta del Este en 1962 y "la vergüenza es nuestra", declaró Ortega en una rueda de prensa acompañado por Lugo, Zelaya y la dirigente indígena guatemalteca y Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú.

Por su parte, el mandatario de Paraguay, Fernando Lugo, precisó que "creemos que los motivos de la marginación de Cuba, en 1962 (...) hoy no tienen razón de ser", y agregó que "ha pasado tanto tiempo". "La misma OEA y muchos países estamos en procesos de revisión de muchos casos". "Qué mejor cosa que tener una América unida en todos los sentidos (...) con modelos económicos y sociales que podamos optar", agregó Lugo.

Zelaya, quien en su discurso de apertura de la asamblea de la OEA defendió el retorno de Cuba, dijo luego en esta conferencia de prensa que el reingreso de la isla será decidido por los delegados "por mayoría o por consenso". "Es un compromiso de toda América Latina", indicó Zelaya, quien calificó de "aberración" la decisión adoptada por la OEA en 1962. "Las causas que existían en 1962, que fueron injustas, hoy no tienen razón de existir", agregó el anfitrión de la cita de la OEA.

El presidente de Honduras, instó hoy, durante su discurso en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) a revertir la resolución que separó a Cuba de la organización hace casi medio siglo. "No podemos irnos de esta asamblea sin reparar la infamia contra un pueblo basado en esta resolución, la gran democracia americana lo ha mantenido cercado con un bloqueo inútil, que para lo que sí ha servido, para demostrarle al mundo que hay pueblos dignos, valientes, que prefieren sufrir antes que ver mancillada su divinidad, su libertad, su independencia y su soberanía", declaró Zelaya.

"Se debe derogar porque si se mantiene lo actuado es ser cómplices hoy de un error cometido hace 47 años", agregó Zelaya en su discurso de apertura como anfitrión de la cita de la OEA en la ciudad de San Pedro Sula, 240 km al norte de Tegucigalpa. "Una nación debe tratar a otros con el mismo trato que desea recibir de éstos", agregó Zelaya, un político de derecha que durante su mandato dio un giro a la izquierda y ha estrechado lazos con Cuba y Venezuela.

Insulza llama a no caer "de nuevo en divisiones"
El posible reintegro de Cuba a la OEA acapara la agenda de la 39 asamblea de la OEA. Los 34 cancilleres del organismo llegaron de acuerdo en que Cuba debe volver al organismo, pero divergen en si deben imponérsele condiciones para que se adapte a los estándares democráticos establecidos en los documentos de la OEA. El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, indicó que esta asamblea "tiene en su agenda (...) temas de gran relevancia para la marcha de nuestro sistema" como el de Cuba, la "creciente violencia en la región" y el impacto de la crisis económica en la región.

En cuanto a Cuba, alejada de la OEA en 1962 por haber adherido al bloque comunista, Insulza llamó a "progresar y dejar atrás un pasado que para muchos no es positivo; pero no a costa de caer de nuevo en divisiones", por lo que llamó a poner "por delante la voluntad de alcanzar consensos".

Pidió "no tener problemas en discutir" la posible vuelta de Cuba, la cual debe darse tomando en cuenta "los principales valores que dan sustento a nuestro sistema: la inclusividad que proclama nuestra carta fundamental y la democracia que hemos consagrado en nuestra Carta Democrática Interamericana".

Asimismo, el secretario general defendió a la OEA, en momentos en que varios países como Venezuela y Bolivia han criticado duramente la organización y han lanzado la idea de constituir un organismo paralelo con Cuba y sin Estados Unidos. "Cuando escucho voces que llaman a terminar con la OEA, me pregunto cuántas décadas se requieren para construir algo semejante y quién haría el trabajo que realizamos. Cuando se habla de 'burocracia imperial' no puedo sino pensar en nuestros funcionarios" que cumplen misiones de paz o electorales en lugares remotos, remarcó.

Hillary optimista
La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, se mostró hoy "confiada" en que se logrará una postura común en la OEA sobre la readmisión de Cuba. "Sé que hemos tenido discusiones sobre esto (Cuba). Espero que tengamos más (...) y estoy confiada en que podremos lograr una vía común para avanzar", dijo Clinton a un grupo de diplomáticos del Caribe en San Pedro Sula, donde hoy y mañana se celebra la asamblea.

Clinton no dio mayores detalles, en momentos en que los países de la OEA se encuentran divididos sobre cómo debería ser un eventual reingreso de la isla al organismo, que la excluyó en 1962 por integrar el bloque comunista. La secretaria de Estado reiteró las exigencias de su país para que Cuba libere prisioneros políticos y amplíe las libertades de la población, antes de que sea readmitida. Pero Venezuela, Bolivia y Nicaragua demandan que se reintegre inmediatamente y sin condiciones, para reparar lo que consideran un "error histórico" de la OEA.