elnuevodiario.com.ni
  •   Afganistán  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos 51 personas, entre ellas una familia, dos policías y un soldado estadounidense murieron hoy en enfrentamientos o explosiones en Afganistán, indicaron las autoridades locales. Una bomba destruyó un coche en el que viajaba una familia de seis afganos --dos niños, dos mujeres y dos hombres--, en la ciudad de Sayad, cerca de Bagram, a 50 kilómetros al norte de Kabul, donde está la mayor base estadounidense del país, precisó el portavoz del ministerio afgano del Interior.

El atentado fue reivindicado por un vocero de los talibanes, Zabihulá Mujahid, citado por la agencia de prensa afgana AIP (Afghan Islamic Press). Según el comunicado del ministerio afgano del Interior, el atentado de los insurgentes fue perpetrado por un kamikaze. Este tipo de ataques apunta generalmente a las fuerzas de seguridad afganas o extranjeras que tratan de eliminar la insurrección liderada por los talibanes.

Emboscada contra convoy
Además, las autoridades afganas anunciaron hoy la muerte de 18 guardias de seguridad en una emboscada organizada por un grupo de talibanes en la provincia de Farah, oeste de Afganistán. "Los talibanes tendieron una emboscada contra el convoy de una empresa privada de seguridad, en una zona denominada Chak Aab, en el distrito de Bakwa. Más de 18 guardias de seguridad murieron y 10 vehículos fueron destruidos", explicó Abdul Rauf Ahmadi, portavoz de la policía para el oeste de Afganistán. El ejército estadounidense anunció además haber matado a 12 rebeldes en las provincias de Wardak y Paktika, hoy, en diversas operaciones.

Por otro lado, un soldado estadounidense bajo comando de la OTAN y un intérprete fallecieron y otros dos resultaron heridos por insurgentes en la provincia de Paktya, al este del país, indicó el ejército norteamericano. Esta muerte lleva a 122 el número de militares extranjeros, entre ellos 65 estadounidenses, muertos desde el inicio del año en Afganistán, según un recuento establecido a partir del sitio internet icasualties.org. Cuatro soldados estadounidenses murieron ayer en la provincia oriental de Wardak.

También dos policías afganos murieron cuando un grupo de talibanes atacó un checkpoint en le distrito de Kashrod, provincia de Nimroz, al suroeste, declaró el jefe de la policía local, Abdul Jabar Pordeli. Un comandante talibán murió asimismo en una operación de la OTAN en la provincia de Helmand, al sur, bastión de los talibanes y primera zona productora de opio del país, indicó el gobierno provincial.

En la provincia de Paktya, una bomba artesanal destruyó el vehículo de guardias de seguridad privada afgana, matando a 8. "Los insurgentes atacaron a los guardias sobrevivientes tras la explosión pero no lograron matar más. No tenemos información de pérdidas entre los insurgentes", que por lo regular se llevan sus muertos, según la gobernación provincial. En la provincia de Kabul, dos talibanes murieron en un ataque aéreo de la OTAN, ordenado para apoyar soldados afganos atacados por los rebeldes, según la Alianza.