•   SAN SALVADOR  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El discurso de toma de posesión del nuevo presidente de El Salvador, el izquierdista Mauricio Funes, provocó escozor en la derecha y la aprobación en otros sectores económicos e intelectuales del país. Impregnado de líneas de acción en el campo social para ayudar a los más pobres y de un "plan global anticrisis", el discurso de Funes fue crítico con los anteriores gobiernos de derecha a los que, entre otros aspectos, les acusó de un deterioro "inaceptable" de las finanzas públicas.

Funes, que encabeza el primer gobierno del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), se comprometió a combatir la corrupción, las pandillas y el crimen organizado. Los primeros en reaccionar al discurso de Funes fueron dirigentes de la ahora opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha), que estuvo en el poder durante 20 años.

Para el presidente de Arena y ex presidente del país Alfredo Cristiani (1989-1994) el discurso de Funes fue "agresivo". "No esperábamos ataques, exageró en la crítica a gobiernos anteriores. No hay que crear resentimientos cuando uno quiere voluntad", subrayó Cristiani.

En su mensaje a la nación, Funes sostuvo que "éste será el gobierno de la meritocracia, no el gobierno de privilegios de familias, de los vicios de las clientelas y de los padrinazgos sombríos. Aquí las personas serán reconocidas por su talento y honestidad y no por sus conectes o apellido". Esa parte del discurso provocó que el partido Arena publicara hoy un amplio comunicado en el que niega haber tolerado la corrupción en sus 20 años de gobierno. "Rechazamos de tajo la acusación de que nuestro partido tolera la corrupción", consigna el comunicado.

La única parte positiva que Arena reconoce en el discurso inaugural de Funes es que haya citado como sus referentes políticos a los presidentes de Estados Unidos y de Brasil. "Al abrazar el modelo incluyente y democrático de Barack Obama y (Luiz Inacio) Lula da Silva, usted ha rechazado el modelo represivo venezolano y cubano. Esto nos parece muy positivo", señala el comunicado de ARENA.

La empresaria Elena Alfaro, al comentar el planteamiento de Funes, dijo: "estoy en contra de la corrupción y el exceso de gastos, eso de alguna forma tenía que salir; no lo esperaba en este discurso". "La lógica es que si ha habido corrupción, que se persiga, pues se cometió un delito. ¿Qué vampos a ver en el futuro? No lo sabemos", reflexionó por su parte el rector de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA), José María Tojeira.

El empresario Ricardo Poma declaró a la Prensa Gráfica que "hasta ahora el discurso ha sido positivo, luego vamos a ver con las accciones si realmente van en línea con sus palabras". En similar tono se expresó el empresario Roberto Murray Meza al comentar que "el presidente está consciente de que el sector privado puede ayudar en la solución de los problemas, estamos en disposición de ayudar". Funes deberá gobernar El Salvador por los próximos cinco años.