• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • EFE

El Departamento de Defensa de Estados Unidos anunció una nueva normativa para luchar contra los casos de agresión sexual en las Fuerzas Armadas, que se incrementaron un 38% entre 2016 y 2018, de acuerdo con un informe anual difundido este jueves por el Pentágono.

Según este documento, el total de situaciones en que un soldado "experimentó un acercamiento sexual no deseado" en 2018 alcanzó las 20,500, una cifra similar a la registrada hace cinco años.

En la mayoría de esos casos la víctima es una militar en activo, con una edad comprendida entre los 17 y 24 años.

Pese a estos datos, solo una de cada tres víctimas optan por presentar una queja oficial, lo que arroja el dato de un total de 6,053 denuncias en 2018, un número relativamente bajo, pero cuatro veces superior al de hace diez años.

El informe señala que el 85% de las víctimas conocía a sus agresores y en el 62% de los casos se informó de que se había producido ingesta de alcohol antes de los hechos.

Patrick Shanahan, secretario de Defensa estadounidense. AFP/END.

Ante esta situación, el secretario en funciones del Departamento de Defensa, Patrick Shanahan, presentó este jueves una nueva normativa interna para hacer frente al problema.

La primera de las medidas que establece la nueva política es la creación de un grupo de trabajo que realice recomendaciones y determine qué "cambios estructurales y de recursos" deben ser acometidos.

Asimismo, se dotará a los oficiales de las "herramientas" necesarias para "entender mejor" cómo afrontar los casos de agresión en sus respectivas unidades para "llevar a cabo las acciones necesarias y tomar las medidas adecuadas".

El Pentágono. ARCHIVO/END.

Además, se formará a los altos mandos para que informen a los nuevos suboficiales sobre cómo "prevenir y actuar" ante cualquier denuncia de agresión sexual.

Por último, el Pentágono implantará el programa "Catch" (Captura, en español), para detectar la presencia de "agresores en serie" en el Ejército. Con estas medidas, dijo Shanahan en un comunicado, el Pentágono espera mejorar "la prevención e investigación" de este tipo de delitos.

"Debemos hacer todo lo que podamos para eliminar el acoso y la agresión sexual en el Ejército, y para hacerlo debemos ofrecer una respuesta de la más alta calidad a nuestros militares y asegurarnos de que los agresores rinden cuentas", sostuvo Shanahan.