• Ginebra, Suiza |
  • |
  • |
  • EFE

Unas 10.1 millones de personas en Corea del Norte, casi la mitad de la población, sufren de una "severa falta de alimentos" luego de que el gobierno recortara las raciones de alimentos hasta un nivel nunca antes visto para esta época del año, reveló hoy la ONU.

Una evaluación de la situación alimentaria en el país, encargada por el Programa Mundial de Alimentos (PMA), uno de los mayores brazos humanitarios de Naciones Unidas, descubrió que se ha reducido fuertemente el consumo de alimentos, que su diversidad es mínima y que las familias se han visto forzadas sea a recortar una comida al día o a reducir su cantidad.

La razón es la peor cosecha que ha tenido Corea del Norte en la última década, explicó el portavoz del PMA en Ginebra, Herve Verhoosel. "Sin apoyo humanitario, millones podrían padecer hambre", advirtió en una rueda de prensa.

Expertos del PMA y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) visitaron Corea del Norte del 29 de marzo al 12 de abril a petición del régimen de Kim Jong-un para realizar esta evaluación.

Kim Jong-Un, líder norcoreano. AFP/END.

La misión estableció que la producción agrícola en el país en el último año ha sido de 4.9 millones de toneladas, la peor cifra desde 2008-2009 y que supone un déficit de 1.36 millones de toneladas (incluyendo las importaciones) con respecto a la cantidad mínima requerida.

Aunque Rusia, Canadá, Francia, Suecia y Suiza hacen donaciones de alimentos al país a través del PMA, esto está lejos de cubrir las necesidades más vitales.

"Tememos que ante la ausencia de una asistencia externa significativa se recorten más las raciones en los meses críticos que van de julio a octubre (periodo entre cosechas en Corea del Norte)", indicó el PMA.

Corea del Norte sufrió una de sus peores hambrunas en la década de los noventa como consecuencia de las malas cosechas, lo que coincidió con la desintegración de la Unión Soviética, uno de sus principales apoyos económicos en ese entonces.

Esa situación generó una escasez de alimentos que, según algunos expertos, fue causante de la muerte de unas 3.5 millones de personas.

En las últimas décadas China ha sido uno de los principales suministradores de ayuda humanitaria a Corea del Norte, aunque ésta generalmente ha sido directa, sin pasar por organismos de la ONU.