• Caracas, Venezuela |
  • |
  • |
  • EFE

La oposición venezolana se manifestará el sábado a las puertas de los cuarteles militares en todo el país para pedir a los uniformados que den la espalda al gobernante Nicolás Maduro, informó este viernes el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, a quien más de 50 países reconocen como presidente encargado.

"En todos los estados iremos de nuevo (a los cuarteles), a entregar un mensaje, a sumar más de los que nos hacen falta el día de hoy", dijo Guaidó durante una rueda de prensa en Caracas, y solo tres días después de liderar un efímero alzamiento militar junto a una veintena de militares.

Lea: Donald Trump dice que Vladímir Putin no quiere intervenir en Venezuela

De acuerdo con el líder opositor, en esta jornada, se desarrollará desde las 10.00 hora local (14.00 GMT), los ciudadanos entregarán a los militares un documento cuyo contenido aún no se conoce.

"Si encontramos un piquete -bloque policial- no es tratar de pasarlo, es hablar con los que están ahí, es entregarles el documento, es invitarlos a que se incorporen a la lucha porque ya sabemos que hay muchos que se quieren incorporar, porque ya sabemos que hay muchos descontentos", agregó.

De interés: Pentágono habla sobre su estrategia militar para Venezuela

Guaidó también dijo que la fractura en las Fuerzas Armadas es "evidente", una tesis que mantiene desde que inició sus llamadas a los uniformados a principios de año para que le acompañan en una transición.

Con todo, la Fuerza Armada se ha mantenido leal a Maduro y el pasado martes, cuando Guaidó intentó tomar una base aérea junto a una veintena de militares y el dirigente opositor Leopoldo López, no atendieron a su petición de rebelión.

Además: Leopoldo López aviva tensión en las relaciones entre España y Venezuela

Venezuela atraviesa un alto pico de tensión política desde enero pasado, cuando Maduro juró un nuevo mandato de 6 años que no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional, y el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, proclamó un Gobierno interino que cuenta con el respaldo de más de 50 países.

En paralelo, la nación sufre la peor crisis económica de su historia, lo que genera cada día protestas para denunciar la severa escasez de alimentos y medicinas y la pésima prestación de los servicios públicos.