• Lisboa, Portugal |
  • |
  • |
  • AFP

El primer ministro portugués, Antonio Costa, amenazó este viernes con dimitir si el Parlamento aprobaba una ley para descongelar el sueldo de los profesores, que él desaconsejó, tras una inesperada alianza de sus socios de la izquierda con los conservadores de la oposición.

"La aprobación de esta iniciativa parlamentaria obligará al gobierno a presentar su dimisión", declaró Costa en una rueda de prensa. Las elecciones legislativas están previstas para el 6 de octubre.

Los profesores llevan meses manifestándose para reclamar un aumento de salario, bloqueado durante los años de la crisis. A raíz del voto en el Parlamento, los otros sindicatos del cuerpo de funcionarios reclamaron medidas similares.

La iniciativa todavía debe ser sometida al voto del Parlamento y promulgada por el presidente. EFE/END

"Es algo que tarde o temprano costará 800 millones de euros a los portugueses", advirtió el primer ministro tras reunirse con el presidente, Marcelo Rebelo de Sousa.

Costa, que logró enderezar las finanzas públicas desde que formó un gobierno minoritario en 2015, juzgó que esas subidas de sueldo supondrían "una ruptura de nuestros compromisos y una amenaza para la credibilidad internacional de nuestro país. Y eso no es negociable".

La comisión parlamentaria de Educación se pronunció el jueves por la noche a favor de que se descongelen los sueldos de los docentes. El Partido Socialista fue el único que se opuso a esa moción, por la que votaron sus aliados del Partido Comunista (PC), del Bloque de Izquierdas (BE) y la oposición de derechas.

Antonio Costa amenazó con dimitir si el Parlamento aprobaba una ley para descongelar el sueldo de los profesores. EFE/END

La iniciativa todavía debe ser sometida al voto del Parlamento y promulgada por el presidente.

Desde su llegada al poder en 2015, el gobierno socialista casi logró eliminar el déficit público, que había superado el 11% del PIB durante la crisis de la deuda (2010-2014), bajando el impuesto sobre la renta y aumentando las pensiones más modestas.

Según cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, los profesores portugueses son los segundos mejor pagados de los 36 países de la OCDE, por detrás de los de Luxemburgo.