•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una veintena de mujeres cubiertas de sangre falsa se manifestaron el viernes frente a la sede en Londres de YouTube, a quien acusan de contribuir al dramático aumento de los apuñalamientos al albergar vídeos violentos en su plataforma.

"Estamos aquí para mostrar a YouTube que tiene sangre en las manos", dijo a la AFP Elaine Donnellon, de 43 años, cofundadora del movimiento Operation Shutdown, que reúne a personas que perdieron a familiares o amigos en la ola de ataques con arma blanca que sacude Reino Unido.

Denunciaban los vídeos difundidos en YouTube y realizados con música drill, una corriente del hip hop muy popular entre los jóvenes londinenses pero criticada por sus letras violentas y su imaginario guerrero.

Según la Oficina de Estadísiticas Nacionales (ONS), 285 personas murieron por ataques de arma blanca entre abril de 2017 y marzo de 2018 en Inglaterra y Gales. AFP/END

Con estos vídeos, "YouTube favorece la promoción y la glorificación de armas ilegales como las pistolas, las navajas, los machetes" y difunde "amenazas de utilizarlas para mutilar, torturar o matar", denunció Operation Shutdown.

Lucy Martindale, una manifestante de 29 años que dice haber crecido "rodeada de bandas" en Brixton, al sur de Londres, y ha perdido a "más de diez familiares y amigos", asegura que YouTube es utilizada para comunicar por bandas rivales.

Según la Oficina de Estadísiticas Nacionales (ONS), 285 personas murieron por ataques de arma blanca entre abril de 2017 y marzo de 2018 en Inglaterra y Gales, un triste récord desde el inicio de la publicación de estas cifras en 1946. Una cuarta parte eran hombres de entre 18 y 24 años.

Según la Oficina de Estadísiticas Nacionales (ONS), 285 personas murieron por ataques de arma blanca entre abril de 2017 y marzo de 2018 en Inglaterra y Gales. AFP/END

Otra manifestante, Sara Hutchings, de 53 años y originaria de Fulham, también en el sur de Londres, perdió a un primo de 36 años que fue apuñalado "cuatro veces en la espalda" y "una vez en el cuello".

Según explica, estos videos establecen incluso "un sistema de puntos": dos puntos por apuñalar a alguien y dejarle una cicatriz, diez por un asesinato.

Un portavoz de YouTube reaccionó a estas acusaciones asegurando que la plataforma "desarrolló políticas específicas destinadas a ayudar a la lucha contra los vídeos sobre los crímenes cometidos con navajas en Reino Unido".

Estas incluyen "un proceso específico para que la policía y los servicios penitencias señalen los vídeos directamente a nuestros equipos" para identificar las "amenazas reales" de los contenidos ligados a bandas callejeras, afirmó.