•   PARIS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una ceremonia de homenaje a las 228 víctimas de la catástrofe del vuelo Rio de Janeiro-París fue celebrada hoy en la catedral de Notre Dame de París, en presencia del presidente Nicolas Sarkozy y que se inició con la lectura de un mensaje del papa Benedicto XVI.

El mensaje, en el que el jefe de la iglesia Católica expresa "sus vivas condolencias" a las familias de las víctimas, fue leído por el arzobispo de París, André Vingt-Trois. Benedicto XVI encomienda "a los difuntos a la misericordia divina" y desea que sus familiares "puedan encontrar la ayuda que necesitan en estas horas tan dolorosas", según el texto. El cardenal Vingt-Trois leyó también un texto relativo a lo efímero, de "El Principito" de Antoine de Saint-Exupéry, escritor y aviador francés que también desapareció en su avión en 1944.

El arzobispo expresó luego que 228 velas fueron traídas "para recordarnos a los que desaparecieron, y que serán el signo luminoso de su presencia en su ausencia".

Al oficio religioso asistieron Nicolas Sarkozy y su esposa Carla Bruni, el ex presidente Jacques Chirac, el primer ministro François Fillon, los presidentes de la Asamblea y del Senado, además de numerosas otras personalidades políticas. La secretaria general del Partido Socialista Martine Aubry y el líder de oposición centrista François Bayrou también estaban presentes.

Una "oración del ausente" tendrá lugar hoy en la gran mezquita de París y un oficio fue programado en la tarde en una de las principales sinagogas de la capital francesa. Setenta y dos franceses, 59 brasileños, dos españoles y un argentino figuran entre las 228 personas que se encontraban a bordo del Airbus A330 del vuelo Air France AF447 entre Rio y París que desapareció en medio del Atlántico en la noche del 31 de mayo al lunes primero de junio. De su lado, Brasil decretó tres días de duelo nacional.