elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Nueve personas murieron acribilladas a tiros esta madrugada en la comunidad de Sabá, departamento de Colón, en la costa del Caribe de Honduras, a 600 kilómetros al norte de la capital, informaron las autoridades. "Tenemos un total de nueve cadáveres. La casa es amurallada, a la cual entraron de 10 a 12 hombres haciéndose pasar como agentes de la Policía Nacional, dándole muerte a seis que estaban dentro y tres que estaban en el patio", relató a emisoras locales el jefe policial en la región, Kenneth Sabillón.

Las víctimas trabajaban para el empresario Miguel Reyes hijo, quien era buscado por "miembros del crimen organizado" que mataron a su padre hace un mes, agregó. Los asesinos, vestidos con uniformes de policías, pusieron escaleras sobre el muro de la vivienda, enseñaron un documento que simulaba ser una orden de allanamiento e ingresaron para perpetrar la masacre, informó el agente.

Sobre los responsables y motivos del crimen "no estamos haciendo conjeturas, estamos tratando de amarrar cabos, tenemos poca información, adentro habían dos mujeres que no quieren decir nada", lamentó Sabillón. La costa Caribe de Honduras es una zona de mucho desarrollo, se presume que por la operación de carteles de drogas que ayudan al trasiego desde Sudamérica a Estados Unidos. Un promedio de 12 personas muere al día en el país como resultado de una ola de violencia.