•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La diputada y directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) de Cuba, Mariela Castro, hija del expresidente Raúl Castro, consideró que la marcha del colectivo LGTBI reprimida este sábado en La Habana fue un "show" convocado desde Miami.

La sexóloga cubana escribió este domingo en su cuenta de Facebook que la marcha del orgullo gay en la capital cubana fue un "show" que estuvo "respaldado por funcionarios de la embajada de Estados Unidos y cubierto por la prensa extranjera".

Ese fue el comentario que Castro sumó al reproducir el realizado por el activista LGBTI chileno, Víctor Hugo Robles, quien dijo que "los avances en derechos de las comunidades LGBTIQ tienen siempre contradicciones.

Policías cubanos arrestan a un manifestante durante marcha LGBT. AFP/END.

Robles también consideró que "las imágenes de la marcha de la diversidad en las calles de La Habana de este sábado 11 de mayo de 2019 esconden no solo el deseo legítimo de mayores espacios de derechos para todos y todas sino la puesta en escena de una orquestada operación que busca cuestionar el trabajo señero e imprescindible del CENESEX".

Esta semana el oficialista Cenesex anunció la cancelación del desfile -que se ha realizado con sus auspicios en once ocasiones anteriores durante la jornada anual cubana por los derechos LGTBI- cumpliendo una orden del organismo rector del Centro -el Ministerio de Salud Pública- "dada la actual coyuntura que está viviendo el país" abocada a empeorar su crisis económica.

Marcha del Orgullo LGBT en La Habana. AFP/END.

Esa decisión fue recibida con evidente descontento por la comunidad LGTBI, que reprochó el hecho de las autoridades celebraran otras actividades masivas y más costosas como el reciente desfile del Día del Trabajador, el pasado 1 de mayo.

El Cenesex dijo en un segundo comunicado que la tradicional "conga" del orgullo gay habría sido utilizada esta vez con fines desestabilizadores por la "contrarrevolución", aunque no precisó de qué manera.

En respuesta, activistas LGTBI acompañados de miembros de la sociedad civil convocaron a una marcha independiente -desoyendo las advertencias oficiales de que no estaba autorizada- con punto de salida desde el Parque Central de La Habana.

En medio de una fuerte dispositivo policial, unas 300 personas desfilaron sin contratiempos por el céntrico Paseo del Prado -portando banderas cubanas y del arcoiris- hasta llegar a la avenida Malecón, donde numerosos agentes de uniforme como de paisano ordenaron dispersar la marcha.

Marcha del Orgullo LGBT en La Habana. AFP/END.

En ese punto se produjeron enfrentamientos entre los manifestantes, que intentaron continuar la marcha, y la policía cubana que se lo impidió y detuvo al menos a cuatro de ellos, según un recuento preliminar de los organizadores.

Se trata de la primera vez en décadas que tiene lugar en Cuba una manifestación sin permiso oficial, en un inédito pulso de la sociedad civil independiente a las autoridades de la isla. Varios asistentes a la marcha declararon a la prensa que no se estaban manifestando "en contra de nada" sino "a favor" de sus derechos y recalcaron que se trataba de una celebración pacífica.

El colectivo LGTBI ha ido ganando en visibilidad durante la última década en Cuba, donde en los primeros años tras el triunfo de la Revolución (1959) los homosexuales eran perseguidos y enviados a campos de trabajo denominados Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), lo que se considera uno de los capítulos más oscuros de la historia reciente de la isla.