•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Vietnam / AFP

El representante en Washington del líder opositor venezolano Juan Guaidó solicitó una reunión con el Comando Sur de Estados Unidos para avanzar en temas de cooperación y planificación "con el objetivo de aliviar el sufrimiento del pueblo venezolano y restablecer la democracia", informó este lunes su equipo.

En la carta dirigida al jefe del Comando Sur, el almirante Craig Faller, Carlos Vecchio señala que "las condiciones en Venezuela empeoran, como consecuencia del régimen corrupto, incompetente e ilegítimo del usurpador Nicolás Maduro". 

Faller advirtió la semana pasada al ejército venezolano que debe decidir si apoya al pueblo o a un "tirano", en referencia al presidente Nicolás Maduro.

Desde enero, Maduro, quien cuenta con el respaldo de Cuba, Rusia y China, enfrenta el desafío de Guaidó, el jefe del Legislativo electo en 2015, reconocido como presidente interino por más de 50 países encabezados por Estados Unidos.

Vecchio dijo que es preocupante "el impacto de la presencia de fuerzas extranjeras no invitadas" que ponen en riesgo a su país y a otros. 

Carlos Vecchio, el representante ante EE.UU. del líder opositor Juan GuaidóLa delegación de Guaidó en Estados Unidos afirmó que se espera que la reunión tenga lugar en los próximos días.

El jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de 50 países, acusó al régimen de Nicolás Maduro de suprimir a la oposición a través de un "terrorismo de estado".

En una entrevista con el rotativo "The Guardian" colgada este domingo en su página digital, Guaidó afirmó que Maduro está combatiendo ilegalmente a líderes de la oposición.

Venezuela sufre una grave crisis económica, con una hiperinflación que el Fondo Monetario Internacional proyecta que llegue al 10.000.000% este año y una aguda escasez de medicinas y otros bienes básicos.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. AFP/ ENDLa ONU estima que cada día cerca de 5.000 venezolanos abandonan su país por falta de alimentos, atención médica y medicinas. Desde 2015, el éxodo suma cerca de 3 millones.