•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, dijo el martes que le exigió a su hómologo ruso, Sergei Lavrov, que Moscú cese de apoyar al presidente venezolano Nicolás Maduro, lo que fue rechazado tajantemente.

"Llegó la hora de que Nicolás Maduro se vaya, solo le ha causado miseria al pueblo venezolano, y esperamos que el apoyo ruso a Maduro cese" declaró Pompeo en rueda de prensa conjunta con Lavrov, tras una reunión en Sochi.

Pompeo aseguró este martes en Rusia que Donald Trump está "determinado" a mejorar las tensas relaciones entre ambas potencias.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo (i), se reúne, este martes, con el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov (d), en Sochi (Rusia). / AFPLos temas de discordia van desde la situación en Venezuela hasta los tratados de desarme, a los que se añaden las tensiones de los últimos días entorno a Irán que hacen temer una escalada militar en la región.

Antes de reunirse este martes con el presidente ruso Vladimir Putin, Pompeo fue recibido poco después de su llegada a Sochi, una ciudad balnearia a orillas del Mar Negro, por su homólogo ruso Serguéi Lavrov.

"Estoy aquí porque el presidente Trump está decidido a mejorar esta relación", dijoPompeo.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo (i), se reúne, este martes, con el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov (d), en Sochi (Rusia). / Archivo"Tenemos diferencias [...] pero no tenemos por qué ser adversarios en todos los temas", añadió, esperando "estabilizar relaciones y volver a una trayectoria que no solo sea buena para los dos países sino también para el mundo".

"Creo que es hora de empezar a construir un modelo nuevo, más responsable y constructivo", dijo por su parte el ministro Lavrov, y pidió "propuestas concretas para sacara a las relaciones ruso-estadounidenses de su triste estado".

Pompeo se convertirá este martes en el más alto responsable estadounidense en reunirse con Putin desde la cumbre en julio en Helsinki entre el presidente ruso y Trump. 

 

La Casa Blanca espera que el fin de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre una supuesta injerencia rusa a favor de Trump en las elecciones permita superar el actual estado glacial de las relaciones entre ambos países.

Hace cerca de dos meses, el fiscal concluyó que en 2016 se produjo una injerencia rusa en las elecciones presidenciales, pero que no hubo connivencia entre el equipo del candidato Trump y Moscú.