•   Naciones Unidas  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

EE. UU. denunció este martes ante el Consejo de Seguridad de la ONU un aumento de la “represión” por parte del Gobierno venezolano y pidió al resto de países que se preparen para tomar “medidas concretas” en respuesta.

Washington llamó la atención en especial sobre la detención el pasado 8 de mayo del opositor Edgar Zambrano, primer vicepresidente del Parlamento, que considera una “gran escalada” de la crisis.

“El régimen ha intensificado sus esfuerzos para encarcelar a líderes de la oposición”, denunció la misión estadounidense en un comunicado.

“EE. UU. llama a todos los Estados miembros a estar preparados para tomar medidas concretas en respuesta a la represión del régimen de Maduro en toda Venezuela”, insistió.

La representación de EE. UU. explicó que trasladó ese mensaje durante una reunión a puerta cerrada en la que el Consejo de Seguridad abordó la situación en el país latinoamericano.

La cita, según fuentes diplomáticas, fue solicitada por los países europeos para informar al resto de miembros de las últimas acciones del Grupo Internacional de Contacto (GIC), mecanismo formado por varios países de la Unión Europea (UE) y latinoamericanos para impulsar una salida negociada.

Durante la reunión, los 15 países aprovecharon para volver a expresar sus posturas sobre la crisis, que mantiene divido al Consejo de Seguridad.

Gobierno brutal

EE. UU., en su comunicado, insistió en que Venezuela es escenario de una grave crisis humanitaria y de “un ataque contra los derechos humanos básicos” que empeoran cada día.

“La brutalidad del régimen de Maduro parece no tener límites”, señaló Washington, que acusa al Gobierno de reprimir violentamente las manifestaciones en su contra, de usar a grupos criminales para intimidad y de limitar la libertad de prensa.

La fractura en el Consejo de Seguridad, con países con derecho a veto como Rusia y China que respaldan a Maduro, hace muy difícil cualquier tipo de iniciativa desde este órgano.

Venezuela atraviesa un pico de tensión política desde el pasado enero, cuando Maduro juró un nuevo mandato de seis años que no reconoce la oposición y parte de la comunidad internacional.

Nicolás Maduro. Archivo/END

En respuesta, el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, se proclamó presidente interino del país y ha sido reconocido por más de medio centenar de gobiernos.

Guardias ingresan al parlamento

En Caracas, la agencia AFP, informó que el líder opositor Juan Guaidó acusó al gobierno de Nicolás Maduro de buscar “cerrar” el Parlamento venezolano, luego de que su sede fuera bloqueada este martes como parte de una arremetida oficialista, pero aseguró que el miércoles sesionará.

“Están tratando de cerrar por la vía de los hechos el Parlamento nacional, única instancia legítima reconocida por el mundo”, denunció ante periodistas Guaidó, jefe parlamentario reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países.

La sede del Legislativo, único poder en manos de la oposición, amaneció el martes tomada por agentes del servicio de inteligencia (Sebin) por la supuesta presencia de explosivos en su interior, y policías bloquearon sus accesos, impidiendo la entrada de los diputados.

Más tarde, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), de línea oficialista, imputó a otros cuatro diputados, elevando a 14 los congresistas opositores acusados de traición a la patria a raíz de su apoyo a la fallida rebelión militar del 30 de abril contra el presidente Maduro.

Durante la tarde, la Policía seguía bloqueando los accesos al Palacio Legislativo, constató un periodista de la AFP, mientras en su interior sesionaba la oficialista Asamblea Constituyente, que ocupa un salón contiguo al hemiciclo de debates parlamentarios.

“Hoy se ocupó militarmente el Palacio Federal Legislativo, tendrán la fuerza bruta, pero no convencen (...), les queda perseguir, hostigar, levantando inmunidades”, indicó Guaidó, quien acusó al Gobierno de “terrorismo de Estado”.

El miércoles “vamos a sesionar”, agregó Guaidó, en pugna por el poder con Maduro desde hace tres meses y medio. Este martes, los congresistas tenían previsto precisamente debatir la ofensiva del chavismo.