•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Más de sesenta desertores de la fuerza armada de Venezuela y sus familias fueron desalojados este miércoles del hotel en el que se refugiaban en Colombia, adonde cruzaron hace tres meses tras el fallido paso de ayuda solicitada por el opositor Juan Guaidó, constató un reportero de AFP.

"Nos desalojaron, tenemos las maletas en estos momentos aquí afuera con los niños", dijo a la AFP el sargento de la guardia nacional bolivariana Jefferson Enrique del Río Urbina, a las afueras del hotel Acora, en la ciudad colombiana de Cúcuta, fronteriza con Venezuela. 

Según los militares y policías, alojados en el lugar desde el 23 de febrero tras el fallido paso de alimentos e insumos médicos a Venezuela, personal del establecimiento les informó en la tarde del martes que hubo un retraso en el pago de su estadía y que debían irse. 

Según cifras de los mismos uniformados venezolanos, el número total de desalojados asciende a 157 personas: 65 miembros de la fuerza pública y 92 familiares. 

Sin tener a dónde ir, los policías y militares aseguran que esperarán a la salida del hotel una solución del gobierno del opositor Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de cincuenta países, entre ellos Colombia.

"Estamos a la deriva, nadie de nuestro presidente encargado Juan Guaidó, que nosotros lo apoyamos 100%, ninguno de ellos se ha acercado aquí", aseguró Del Río.

Las autoridades no han precisado quién financiaba la manutención de los desertores. 

El director para el Desarrollo y la Integración Fronteriza de la cancillería colombiana, Víctor Bautista, afirmó que este miércoles finalizó el periodo de "transición" en el que se encuentran los desertores.

"La situación de transición en hoteles no puede ser eterna (...), ya quisieran todos los migrantes y todos los refugiados que están en Colombia estar en estas condiciones", declaró a medios. 

Migración Colombia indicó en un comunicado que se estudiará caso por caso para determinar quiénes pueden acceder a un Permiso Especial de Permanencia (PEP) y a un permiso de trabajo hasta por dos años.

Guaidó ofrece amnistía a los miembros de la Fuerza Armada que rompan con el gobierno de Nicolás Maduro, cada vez más aferrado a los militares para mantenerse en el poder. Las primeras deserciones masivas se produjeron el 23 de febrero.

Venezuela, sumida en la peor crisis de su historia moderna, tiene 365.315 efectivos y 1,6 millones de milicianos civiles. A pesar de que Maduro enfrenta una dura embestida, mantiene la lealtad de la cúpula militar.

Colombia ha recibido a más de mil integrantes de la fuerza armada de Venezuela y 400 de sus familiares.