• Teherán, Irán |
  • |
  • |
  • AFP

El ministro de Relaciones Exteriores de Irán descartó este sábado la perspectiva de una nueva guerra en la región, porque su país se opone a ella y además porque nadie debe hacerse la "ilusión" de enfrentarse la la República islámica.

Las tensiones entre Washington y Teherán se han disparado recientemente después de que Estados Unidos desplegara en la zona un portaviones y bombarderos B-52, lo que es considerado por Irán como una "amenaza".

Lea: Estados Unidos provoca escalada "inaceptable" de tensiones, según ministro iraní de Exteriores

"Estamos seguros (...) de que no habrá guerra puesto que ni queremos una guerra ni nadie se hace la ilusión de que puede enfrentarse a Irán en la región", afirmó Mohamad Javad Zarif a la agencia estatal IRNA, al término de una visita a China.

Las tensiones entre Washington y Teherán se han disparado recientemente después de que Estados Unidos desplegara en la zona un portaviones y bombarderos B-52. Foto: AFP/END

El presidente estadounidense Donald "Trump no quiere guerra, pero hay gente en torno a él que lo empuja hacia la guerra con el pretexto de hacer a Estados Unidos más fuerte ante Irán", agregó Zarif.

De internet: EEUU ordena la salida de todo el personal diplomático no imprescindible de Irak

Según el ministro iraní, el sistema político estadounidense ha perdido su "solidez" y el país está "como las torres del World Trade Center, que súbitamente se derrumbaron".

Las tensiones entre Washington y Teherán se han disparado recientemente después de que Estados Unidos desplegara en la zona un portaviones y bombarderos B-52. Foto: AFP/END

Las relaciones entre Irán y Estados Unidos están en su más bajo nivel desde que Trump anunciara la salida de su país del acuerdo nuclear suscrito en 2015 entre la República islámica y las grandes potencias.

Además: John Bolton asegura no querer la guerra

Desde entonces, Washington ha vuelto a imponer duras sanciones a Irán.

En Pekín, Zarif hizo un llamado a China --uno de los países firmantes-- a que lance "acciones concretas" para salvar el acuerdo de 2015, cuyo objetivo era limitar el programa nuclear iraní a cambio de un levantamiento de las sanciones contra Teherán.