•   Alemania  |
  •  |
  •  |
  • Vietnam / AFP

La canciller alemana Angela Merkel dijo este sábado que Europa "debe levantarse" ante los políticos de ultraderecha "que se venden", luego de que una cámara oculta forzase a renunciar al nacionalista número dos del gobierno austriaco tras mostrarlo en un supuesto caso de corrupción.

Mientras que los partidos de extrema derecha rechazan valores como la protección de las minorías y los derechos humanos básicos, Merkel dijo en una conferencia de prensa en la capital croata Zagreb que "los políticos que se venden desempeñan un papel y debemos actuar de manera decisiva contra todo eso".

Angela Merkel, canciller de Alemania. Archivo/ENDMedios alemanes publicaron un video grabado con cámara oculta hace dos años en el que se ve al líder del Partido de la Libertad (FPO) austriaco, Heinz-Christian Strache, discutir, unos meses antes de unas legislativas, con una mujer que dice ser la sobrina de un oligarca ruso sobre la posibilidad de un apoyo financiero a cambio del acceso a contratos públicos austriacos.

Merkel, líder del grupo de centro derecha europeo EPP, formuló estas declaraciones antes de un acto político del partido conservador HDZ en el poder en Croacia, una semana antes de las elecciones al Europarlamento.

"El patriotismo y el proyecto europeo no son opuestos. El nacionalismo es el enemigo del proyecto europeo, y debemos dejarlo claro en estos últimos días antes de la elección", dijo.

Angela Merkel, canciller de Alemania. Archivo/ENDHace unos días Merkel reconoce haber vivido "confrontaciones" con el presidente francés, Emmanuel Macron, en una entrevista publicada el miércoles por el diario alemán Süddeutsche Zeitung.

"Por supuesto, tenemos confrontaciones", declaró la canciller, y añadió que "hay diferencias de mentalidad" entre ella y el presidente francés, así como "diferencias en [su] comprensión de los roles".

En una reacción posterior en rueda de prensa en el Elíseo, Macron indicó que eran "confrontaciones fructíferas" para "alcanzar compromisos".

Los dos mandatarios tuvieron varias discrepancias en los últimos meses, desde la congelación de la venta de armas a Arabia Saudita decidida por Alemania tras la muerte del periodista Jamal Khashoggi, hasta el futuro de la Unión Europea, pasando por el Brexit y las prórrogas dadas a Reino Unido.