• Estocolmo, Suecia |
  • |
  • |
  • AFP

La fiscalía sueca presentó este lunes una demanda de detención de Julian Assange, ya encarcelado en el Reino Unido, con el fin de que una corte emita una orden de detención europea por una presunta violación cometida en Estocolmo en 2010.

"Solicito al tribunal la detención de Assange en ausencia por sospechas de violación", anunció en un comunicado la vicefiscal sueca Eva Marie Persson, una semana después de la reapertura de la investigación contra el fundador de Wikileaks, detenido el 11 de abril en la embajada ecuatoriana en Londres.

Detener a alguien en ausencia es un mecanismo estándar del sistema legal sueco si el sospechoso se encuentra fuera del país o no puede ser localizado.

La fiscalía indicó que prepara la petición con el tribunal provincial de Uppsala que debe decidir la detención durante una audiencia cuya fecha aún no ha sido precisada.

"Si la corte decide detenerlo, emitiré una orden de detención europea", añadió Persson.

Julian Assange. AFP/END.

El hácker australiano, que estuvo encerrado durante siete años en la embajada de Ecuador en Londres para evitar que las autoridades británicas lo extraditaran a Suecia, fue detenido el 11 de abril en la legación después de que las autoridades ecuatorianas le retiraran su apoyo.

Un tribunal de Londres condenó el 1 de mayo a Assange a 50 semanas de prisión por violar las condiciones de su libertad condicional.

La investigación de la justicia sueca está relacionada con un presunto caso de abuso sexual que se produjo en 2010 entre Assange y una mujer sueca a la que conoció durante una conferencia en Estocolmo. Assange siempre ha negado esta acusación de violación.

Activistas se manifiestan en apoyo a Julian Assange. EFE/END.

Las autoridades suecas archivaron la investigación de este caso en 2017, después de que la fiscal Marianne Ny reconociera que no podían avanzar con la investigación dado que Assange se encontraba encerrado en la embajada de Ecuador en Reino Unido y no tenían acceso a él.

Sin embargo, la fiscalía sueca reabrió el caso el 13 de mayo tras la detención del fundador de Wikileaks en Londres.

Registro en Londres

Este lunes, las autoridades ecuatorianas llevaron a cabo, por petición de Estados Unidos, la identificación e incautación de las pertenencias de Assange en su embajada.

"¡Lenín Moreno, traidor, ladrón!", gritaban una docena de manifestantes a las puertas de la legación, enarbolando pancartas que decían "Protejan la libertad de expresión e información" y "Liberen a Assange, no lo extraditen a Estados Unidos".

Lenín Moreno, presidente de Ecuador. ARCHIVO/END.

Según una diligencia de la fiscalía ecuatoriana, fechada del 8 de mayo y distribuida por WikiLeaks, los funcionarios registraban papeles, computadoras, teléfonos, unidades de almacenamiento de datos "y cualquier otro artículo que pueda ser pertinente para la investigación".

Esto, subrayó la cancillería, responde a un "pedido de asistencia judicial presentado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos" de conformidad con la convención interamericana sobre asistencia mutua en materia penal.

La embajada en Londres de Estados Unidos, país que según la diligencia ecuatoriana requirió "especial confidencialidad de la presente investigación", no hizo comentarios al respecto.

Un futuro incierto

Assange también es objeto de una demanda de extradición a Estados Unidos, donde es investigado por conspiración para cometer intrusión informática. Una investigación que solo fue revelada tras su impactante detención en la embajada de Ecuador en Londres.

La vicefiscal sueca Persson dijo que las autoridades británicas decidirán a qué país extraditarán en primer lugar a Assange.

"Las autoridades británicas decidirán cuál es su prioridad. El resultado de este proceso es imposible de predecir", declaró.

El tribunal de Uppsala indicó que aún no se ha programado la audiencia en la que se examinará la demanda de detención.

Per Samuelson, el abogado sueco de Assange, aseguró que no cree que esta audiencia se celebre durante esta semana, dado que no habrá tenido tiempo de tratar esta situación con su cliente.

"He escrito al tribunal y les he dicho que no podían celebrar la audiencia de detención antes de que me haya reunido con mi cliente y recibido instrucciones. Tras su encarcelación en Londres, no he podido ponerme en contacto con Assange, ni siquiera por teléfono", explicó Samuelson.