•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente peruano, Martín Vizcarra, tuvo este martes un nuevo choque con el Congreso, al que acusó de carecer de "voluntad" para aprobar las reformas destinadas a combatir la corrupción, uno de los grandes males del país.

El Congreso "no tiene voluntad de cambio", afirmó Vizarra al lamentar que haya sido archivado el primero de sus 12 proyectos de reforma constitucional, a pesar de que los jefes parlamentarios se habían comprometido a aprobarlos.

"Todos (los líderes de las bancadas) participaron de la reunión del día miércoles (pasado) y todos manifestaron su apoyo a las reformas", dijo Vizcarra a los periodistas en el edificio del Congreso.

"Sorpresivamente, en menos de 24 horas, la Comisión de Constitución trata el primer proyecto de la reforma política sobre la inmunidad parlamentaria y lo manda al archivo (...) sin ningún debate profundo", agregó.

Vizcarra caminó las cuatro cuadras desde el Palacio de Gobierno hasta el Congreso para anunciar que su primer ministro, Salvador del Solar, y el ministro de Justicia, Vicente Zevallos, no participarían este martes en una sesión legislativa a la que habían sido invitados.

"Acompaño al presidente del Consejo de Ministros y al ministro de Justicia para entregar un documento donde justifica su no participación en la reunión a la Comisión de Constitución porque no están dadas las condiciones para tratar el tema de reforma política", expresó.

Martín Vizcarra tuvo un nuevo choque con el Congreso, al que acusó de carecer de "voluntad" para aprobar las reformas destinadas a combatir la corrupción. Archivo/END

Vizcarra impulsa la reforma para prevenir actos de corrupción en un país donde los cuatro anteriores presidentes están salpicados por el escándalo de aportes y sobornos de la cuestionada constructora brasileña Odebrecht.

La empresa ha confesado que repartió millones de dólares entre figuras del poder peruanas, desde presidentes a alcaldes, para conseguir contratos de obras públicas.

Los roces entre el Congreso y Vizcarra no son nuevos, pues comenzaron el año pasado, pocos meses después de que éste asumiera el poder en reemplazo del renunciado Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018).

Pedro Pablo Kuczynski, expresidente de Perú. EFE/END

En septiembre de 2018, Vizcarra amenazó con disolver el parlamento y convocar a nuevas elecciones legislativas, lo que condujo al Congreso a adoptar una postura conciliadora. 

Los legisladores temían comicios anticipados en momentos de gran desprestigio, por lo que aprobaron con celeridad una reforma constitucional de Vizcarra, que fue ratificada en un referendo en diciembre. Esto llevó la popularidad del presidente a un nivel récord de 66%.

Los nuevos proyectos de reforma de Vizcarra contemplan regular el financiamiento de los partidos y cambios en el sistema electoral, entre otros.

También contemplan que sea la Corte Suprema y ya no el Congreso el órgano que quite la inmunidad a un parlamentario, pues hubo casos de legisladores que amparados en sus fueros han intentado eludir condenas por delitos comunes.