• Ciudad de Panamá, Panamá |
  • |
  • |
  • EFE

El presidente electo de Panamá, el socialdemócrata Laurentino "Nito" Cortizo, afirmó este martes que espera que Estados Unidos y China "lleguen a acuerdos" y pongan fin a la guerra comercial que "no solo afecta al Canal" interoceánico sino "al mundo".

Cortizo y su vicepresidente electo, José Gabriel Carrizo, hablaron con los periodistas luego de la ceremonia oficial en la que el Tribunal Electoral (TE) de Panamá les entregó la credencial que los acredita como mandatarios para el periodo 2019-2024.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China "afecta al mundo, estás hablando de dos grandes elefantes", por ello debe "esperar que ambos países entiendan el gran efecto que no solamente tiene en Panamá sino en el mundo".

Por el Canal de Panamá pasa cerca del 6% del comercio mundial y ya su administración admitió a finales de septiembre pasado que el pulso comercial entre Estados Unidos y China, los dos principales usuarios de la vía, podría afectar negativamente sus ingresos.

El enfrentamiento entre las dos potencias, con la amenaza de aplicarse multimillonarios aranceles a sus exportaciones y corte de suministros de materias primas o partes, recrudeció el lunes con el anuncio de Google y otras grandes tecnológicas de Estados Unidos, de que dejarán de vender componentes y programas a Huawei, una de las empresas chinas de telecomunicaciones más importantes del mundo.

"Lo importante es que cuando tu vez a dos países así de grandes en este tipo de diferencias, lo que uno aspira, el mundo aspira, es que lleguen a través de la consulta, la negociación, la conversación, que lleguen a acuerdos, eso para nosotros, para el país, para el mundo, es bien importante", enfatizó Cortizo, del tradicional Partido Revolucionario Democrático (PRD).

El presidente estadounidense declaró el miércoles pasado una emergencia nacional para prohibir a las compañías del país usar equipos de telecomunicaciones fabricados por empresas que supuestamente intentan espiar a Estados Unidos, lo que podría restringir los negocios con firmas chinas como Huawei.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. AFP/END.

La orden ejecutiva no impone automáticamente restricciones a la compra de equipos de telecomunicaciones, pero da al secretario de Comercio, Wilbur Ross, 150 días para establecer qué compañías deben estar sujetas a nuevas limitaciones por suponer un peligro para la seguridad nacional.

Estados Unidos lidera una campaña global para impedir que las compañías chinas como Huawei se hagan con el control de las redes 5G, que permiten navegar por internet con mucha más velocidad y podrían facilitar el desarrollo de vehículos autónomos y técnicas para hacer cirugía por control remoto.

De hecho, el Gobierno estadounidense ha presionado a la UE para que imponga restricciones sobre Huawei, que se encuentra a la cabeza del desarrollo de la tecnología 5G.