•  |
  •  |
  • AFP

El Airbus A330 de Air France que desapareció la madrugada del primero de junio en el Atlántico con 228 personas a bordo volaba a una velocidad "incorrecta", afirma en su edición el diario francés Le Monde en su sitio internet citando a fuentes cercanas a las investigaciones. Airbus, el constructor del aparato que había partido de Rio de Janeiro el domingo rumbo a París, debería publicar una recomendación, con la luz verde de la Oficina de Investigaciones y Análisis francesa (BEA), encargada de las investigaciones, destinada a todas las compañías aéreas que utilizan sus birreactores A330, indicó además ese vespertino.

Esa recomendación permitirá al constructor recordar que "en el caso de condiciones meteorológicas difíciles, la tripulación debe conservar la potencia de los reactores y el ángulo correctos para mantener el aparato en línea" de vuelo, agrega el diario. "No se abordó esa cuestión hasta ahora", desmintió una portavoz de la BEA. "La BEA dijo que tenía la intención de comunicar regularmente y de no esperar demasiado cuando hubiera informaciones validadas por los equipos de trabajo", pero a día de hoy "no hay información", apuntó la portavoz.

En caso de accidente, la publicación de una recomendación es "algo normal" durante la investigación, pero Airbus "no recibió instrucciones de la BEA" en ese sentido, explicó por su parte un portavoz del constructor. "Cada vez que hay un accidente, es imperativo que el constructor informe a todos los usuarios del tipo de aparato concernido sobre eventuales procedimientos específicos a poner en marcha o eventuales controles de los aparatos", señaló una fuente cercana a Airbus.

"Estos procedimientos son validados por las autoridades a cargo de las investigaciones de accidentes, en este caso preciso la BEA, y se llaman AIT (Accident Information Telexes)", precisó esa fuente. "Lo primero que se debe hacer cuando se entra en una zona de turbulencias es reducir la velocidad para disminuir el efecto de las turbulencias", pero "si se reduce demasiado la velocidad, el avión pierde altura", explicó un ex comandante de avión retirado, Jean Serrat.

"Destello de luz blanca"
Por otro lado, un piloto de Air Comet que efectuaba el vuelo Lima-Madrid la madrugada del lunes vio un "intenso destello de luz blanca" en la zona donde cayó el aparato, indicó el director general de la aerolínea española. El comandante del vuelo 974 de Air Comet redactó un informe en el que describió lo que vio en ese momento, que envió a la dirección de Air France y a la Dirección General española de Aviación Civil.

"De repente, observamos en la lejanía un fuerte e intenso destello de luz blanca que tomó una trayectoria descendente y vertical que desapareció en seis segundos", escribió el piloto en su informe. El piloto de este vuelo "seguía una ruta ligeramente más al norte del Airbus" y "ha visto algo que nos pareció de posible interés" para la investigación, explicó José María Llodra, director general de Air Comet.

"Por coincidencia de la hora y lugar, pongo en su conocimiento estos hechos por si fuesen de utilidad en el esclarecimiento de lo sucedido", explicó el piloto en su escrito. El copiloto y una pasajera también fueron testigos, según el responsable de Air Comet.

"Esta noche había en esta zona una actividad tormentosa muy importante. El piloto había desviado su ruta 60 km más al norte para evitarla", precisó el director general de la aerolínea. En ese momento, el avión de Air Comet se encontraba a una altitud de 35.000 pies, es decir, a unos 10.000 metros, en una latitud de 7 grados al norte del ecuador y a una longitud 49 grados al oeste, precisó Llodra.

El último mensaje emitido automáticamente por el avión de Air France fue desde un punto a 3 grados norte y 30 grados oeste, aproximadamente a 2.000 km de la posición de la aeronave de Air Comet. A esa altitud y de noche se pueden ver cosas "a una distancia muy importante", según Llodra, que fue piloto de Airbus. Pero rechazó hacer una hipótesis sobre el accidente: "No puedo valorar la información, decir si es verosímil o no que la luz vista sea la del Airbus. No puedo tampoco opinar sobre lo sucedido".

Según el diario español El Mundo, el informe que brindó un piloto español pone sobre la mesa una de las hipótesis barajadas como causa del accidente: "la explosión de una bomba a bordo del avión". No obstante, ésa fue calificada de "improbable" por el ministro brasileño de Defensa, Nelson Jobim, debido a la detección de una mancha de carburante en el Atlántico en la zona donde desapareció el avión. Las causas de la desaparición del vuelo AF447 que debía llegar a París el lunes por la mañana siguen siendo desconocidas.