•  |
  •  |
  • AFP

En un claro espaldarazo al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cuatro países de la UE levantaron hoy los obstáculos para acoger a ex detenidos de Guantánamo declarados inocentes, pero se reservaron la posibilidad de restringir sus libertades de circulación. Reunidos en Luxemburgo, los ministros europeos del Interior dieron luz verde a España, Gran Bretaña, Francia o Portugal, para aceptar la petición estadounidense y recibir a los ex presos de la prisión de máxima seguridad que Obama se esmera en cerrar para enero de 2010.

No obstante, la voluntad de satisfacer a Washington por parte de algunos países europeos chocaba con las reticencias de otros, en especial, Alemania, Austria e Italia, de dejar a los ex detenidos circular libremente por Europa, estimando que su presencia puede poner en peligro la seguridad. En efecto, el espacio Schengen, que comparten 25 de los 27 países de la Unión Europea, permite la libre circulación de los individuos. Por consiguiente todos los miembros acordaron proporcionarse en todo momento información acerca de los ex reclusos y los planes de acogida de cada Estado y se comprometieron a restringir sus libertades de movimientos si lo estiman necesario.

En la práctica, los ex detenidos declarados inocentes, que lleguen a Europa después de varios años recluidos sin cargos ni juicio en Guantánamo, símbolo de la guerra contra el terrorismo y de sus abusos proclamada por George W. Bush, podrían disponer de condiciones de movimiento limitadas. "Seguramente, se deberán tomar precauciones", explicó el comisario europeo de Justicia, Jacques Barrot.

Estas personas "no son delincuentes, muchas no han estado nunca ante un tribunal", pero el intercambio de información servirá para "solventar las dudas y las preocupaciones de algunos Estados miembros" y de la "opinión pública", defendió por su parte el ministro checo del Interior, Martin Pecina, cuyo país ejerce la presidencia de la UE. Por su parte, Antonio Camacho, secretario del Estado español para la seguridad manifestó que "de todas formas, estarán mejor aquí que en Guantánamo", admitiendo que buena parte de los acogidos en Europa podrían no gozar del permiso de abandonar el Estado de acogida.

Reclusos no pueden regresar a sus países de origen por seguridad
De las 240 personas todavía detenidas en la base estadounidense de Cuba, la mayoría de ellas arrestadas en Afganistán y Pakistán, entre 40 y 60 están consideradas "inocentes" pero no pueden regresar a sus países por razones de seguridad, por lo que pueden ser enviadas a Europa. Hasta el momento Francia es el único país europeo en haber recibido en su territorio a un ex recluso de Guantánamo, el argelino Lajdar Bumedien.

La decisión adoptada por los ministros del Interior de la UE vendrá seguida de una declaración conjunta con Estados Unidos, todavía por consensuar en las próximas semanas, en la que los europeos esperan obtener de Washington ciertas garantías a cambio de ayudar a Obama a cumplir su promesa de cerrar Guantánamo. En primer lugar, la UE confía en que Estados Unidos se comprometa también a acoger a parte de los presos que serán liberados, una cuestión que Obama trata de sacar adelante actualmente en el Congreso.

Pero "habrá que esperar a finales de año" para saber si Estados Unidos asume "su responsabilidad" de aceptar a ex reclusos en su territorio, indicaron fuentes europeas. La UE tiene previsto igualmente reclamar a Washington garantías de que rompa definitivamente con los excesos de la guerra contra el terrorismo, iniciada en Afganistán en 2001, y adopte una política conforme al derecho internacional y el respeto a los derechos humanos.