•   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente del canal de noticias privado Globovisión, Guillermo Zuloaga, fue imputado ayer jueves en Venezuela por el delito de “usura”, relacionado con un supuesto almacenamiento irregular de vehículos, pertenecientes a dos concesionarios de su propiedad.

A su salida de la Fiscalía ayer jueves, el propio Zuloaga consideró que este procedimiento tiene como fin “asustar o callar” a la televisora, e indicó que fue imputado por el delito denominado “usura genérica”, contemplado en la Ley de Defensa al Consumidor, que implica una pena de prisión de entre uno y tres años.

Globovisión, una cadena que fustiga las políticas del gobierno del presidente Hugo Chávez, ha sido objeto de duras críticas por parte del mandatario en las últimas semanas y tiene abiertos varios procedimientos legales en su contra.

La causa contra Zuloaga se inició el 22 de mayo con el allanamiento de una de sus residencias en Caracas, donde fueron encontrados 24 vehículos nuevos, vendidos por sus concesionarios, y que según el imputado iban a ser entregados en breve a sus compradores.

Pero según las autoridades, esos automóviles se encontraban “ocultos irregularmente” con el objetivo de venderlos por encima de los precios de mercado.

Es contra Globovisión

Zuloaga afirmó que en su expediente no hay “ninguna causa de importancia o algo que ameritara este procedimiento”.

“Definitivamente, creo que es algo que busca asustar o callar a Globovisión, cosa que nunca van a lograr. Sepa el gobierno que callar o cerrar medios de comunicación no es una forma de cambiar la realidad”, agregó.

“Revisamos el expediente completo y quedamos muy tranquilos con lo que dice, pues no hay nada por qué temer. Para mí, la usura se relaciona con el manejo financiero de dinero, cosa que yo nunca he hecho”, señaló el directivo.

Recientemente, Chávez tildó a Zuloaga y al resto de los dueños de Globovisión de “mafiosos” y de “terroristas”, y sostuvo que “no se puede permitir que engorden los (precios de los) vehículos y luego se los vendan cinco veces más caros a los venezolanos”.

El delito de “usura genérica” está explicado vagamente en la ley venezolana, que señala que se incurrirá en este crimen si se obtienen ganancias “notoriamente desproporcionadas” en un negocio.