•   Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Parlamento aprobó este martes en primera discusión reinsertar a Venezuela en el tratado hemisférico de defensa TIAR, uno de los mecanismos en que se afinca la oposición para sacar del poder al presidente Nicolás Maduro.

"Aprobado", anunció tras la votación el jefe parlamentario Juan Guaidó, reconocido como mandatario encargado de Venezuela por medio centenar de países y quien le disputa la presidencia al líder socialista desde hace cuatro meses.

El país petrolero abandonó el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) hace seis años, bajo el mandato de Maduro.

La ley para retornar al pacto debe ser aprobada en un futuro segundo debate.

De todas maneras, la medida quedará en el limbo toda vez que el Parlamento opositor quedó anulado desde 2016 por decisión del Tribunal Supremo de Justicia, de línea oficialista, y en la práctica fue sustituido en sus funciones por la chavista Asamblea Constituyente.

Diputados opositores defienden que un retorno al TIAR, un acuerdo regional de defensa militar mutua, brinda un marco legal a una posible intervención extranjera para desalojar a Maduro.

El jefe del Parlamento, Juan Guaidó. Archivo/ENDGuaidó ha dicho que entre sus opciones está la "cooperación" internacional y ha iniciado contactos con el Departamento de Defensa de Estados Unidos, su principal aliado foráneo que no descarta una opción militar.

"Hoy estamos ejerciendo nuestra competencia al agregarnos a un tratado, es el reconocimiento de que no estamos solos", dijo Guaidó durante la sesión, convocada originalmente para debatir la debacle de la atención sanitaria.

 Parlamento inició el debate para ver si Venezuela entra en el tratado de hemisférico de defensa. Archivo/END"Venezuela hoy necesita cambio y sentimos la urgencia de cada venezolano desesperado", señaló el opositor en referencia a la crisis socioeconómica, la peor de la historia reciente del país.

Para el exembajador venezolano en Naciones Unidas Milos Alcalay, la reincorporación de Venezuela al TIAR "es un elemento disuasivo" frente al gobierno de Maduro, aferrado al poder con apoyo de los militares, Rusia y China.

"No significa que automáticamente va a eliminarse la presencia militar rusa (en Venezuela), pero sí es disuasiva, porque se estaría incumpliendo un tratado de vieja tradición. Se envía el mensaje de que no se puede hacer en Venezuela lo que venga en gana", comentó Alcalay a la AFP.

La salida del TIAR fue acordada en 2012 por los gobiernos de Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela, este último bajo la presidencia del mentor político de Maduro, el fallecido Hugo Chávez (1999-2013).

Estos países argumentaron que el pacto -vigente desde 1947- quedó herido de muerte tras el conflicto bélico de 1982 entre Argentina y Gran Bretaña por la soberanía de las Islas Malvinas, cuando Estados Unidos no apoyó a Buenos Aires.