• Seúl, Corea del Sur |
  • |
  • |
  • EFE

Unos 10.3 millones de norcoreanos (un 40% de la población) encaran una aparente escasez de alimentos este verano, un panorama que podría agravarse por las sanciones que pesan sobre el país, según un reciente informe del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y de la Organización de la ONU para la Alimentación (FAO) .

Estas son cinco claves para entender la actual situación humanitaria y alimentaria, que la ONU califica como seria, en un país que depende casi exclusivamente de su sector agrícola pero que a su vez sigue negando pleno acceso a agencias humanitarias y ONG.

Autosuficiencia

Las sanciones de la ONU impuestas como castigo a las pruebas armamentísticas están golpeando duramente a la economía de Corea del Norte desde 2017 y han recortado sus relaciones comerciales, por lo que el país depende aún más de lo que producen sus campos, principalmente patata y cereales, como arroz, trigo o maíz.

Pero las condiciones geográficas (menos de un 20% del territorio es suelo no montañoso cultivable) y climatológicas (veranos tórridos y húmedos e inviernos siberianos) unida a la falta de infraestructura y maquinaria básicas (es común el arado con bueyes) hacen de su agricultura un sector muy frágil.

Fenómenos meteorológicos

En septiembre de 2018, el tifón Soulik dejó copiosas lluvias, lo que unido a los efectos de la tala incontrolada de árboles, provocó inundaciones muy dañinas para los sembrados.

Foto de referencia. ARCHIVO/END.

A esto le ha seguido un invierno con poca precipitación (la nieve ayuda a evitar el efecto de las heladas sobre los cultivos) y una sequía en primavera que los medios norcoreanos califican como la peor en cuatro décadas.

Todo esto, según el informe de FAO y PMA, ha provocado las peores cosechas en diez años.

Efectos colaterales de las sanciones

Aunque las sanciones eximen a las organizaciones humanitarias, han afectado a sus operaciones "involuntariamente" cortando canales bancarios y generando importantes retrasos en las cadenas de suministro, además de bloquear en aduanas bienes y equipos básicos para los programas de ayuda, según un informe reciente de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Ayuda Humanitaria (UNOCHA).

Menos donaciones de aydua humanitaria

Ese mismo informe destaca que las donaciones de otros países para Corea del Norte han pasado de 300 millones de dólares en 2004 a apenas 26 en 2018 (solo un 24% de lo que la ONU estimó necesario), algo que los expertos creen que viene motivado por una creciente reticencia de la comunidad internacional ante las sanciones cada vez más estrictas que pesan sobre el país.

ARCHIVO/END.

Dudas sobre los datos de la ONU

Varios expertos han puesto en duda que la situación alimentaria que encara Corea del Norte este verano sea tan grave como indica el informe de FAO y PMA.

Argumentan que el acceso territorial y los datos que brinda Corea del Norte siguen siendo muy limitados como para ofrecer una panorámica clara, que no se ha tenido en cuenta el creciente volumen de huertos privados que el régimen viene incentivando desde 2015 o el hecho de que los precios de productos básicos como el arroz, a los que han tenido acceso organizaciones privadas, muestren caídas de en torno a un 15% desde principio de año.