• Ecuador |
  • |
  • |
  • EFE

Pese a avances en varios aspectos durante la última década, la infancia en Ecuador afronta aún retos como los de una considerable mejora en educación, una reducción de la pobreza y concienciación frente a abusos y lucha contra los embarazos.

El informe "Situación de la niñez y adolescencia en el Ecuador", una mirada a través de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, presentado por el Observatorio Social del Ecuador, con el apoyo de CARE, ChildFund, Plan International, World Vision y Unicef ofrece alarmantes datos sobre la situación de la niñez.

Una de las alertas es el embarazo, especialmente preocupante en niñas entre 10 y 14 años. "Cada semana, un promedio de 40 niñas en este grupo de edad dieron a la luz en 2016", anota el estudio. Rossana Viteri, directora de Plan Internacional Ecuador, comenta a Efe que la situación de violencia "contra las niñas en especial, debería ser algo que alarme a todo" el país andino.

"El sistema de protección de la niñez fue desmantelado en la década anterior y no se ve con claridad que la niñez tendrá un sistema de protección especializado en el futuro cercano", señala. Sara Oviedo, quien entre 2013 y 2017 fue vicepresidenta del Comité de Derechos de los niños de la ONU, sostiene que en Ecuador hay "una ausencia de un sistema de protección social general".

Imagen referencial. Archivo/END

"Mientras no se cambie sustancialmente las medidas de coordinación de las instituciones, mientras no haya financiamiento, una participación real de la sociedad civil" y de las autoridades, "la posibilidad de un sistema de protección integral de la niñez no va a ser posible", comenta a Efe.

Considera que el actual Código de la Niñez -en proceso de reforma- es uno de los "más avanzados" pero "no se logró concretar en los hechos el sistema de protección integral". El informe sobre la Situación de la Niñez alerta también del suicidio en adolescentes, que "ocupa actualmente el primer lugar entre las causas de muerte violenta" en ese segmento poblacional.

Revela, además, la violencia cotidiana que viven los niños en sus hogares y escuelas: 3 de cada 10 menores sufre de castigo físico por parte de sus padres y 1 de cada 4 recibe un trato violento de sus profesores, 1 de cada 5 es víctima de acoso escolar entre pares. El consumo de drogas y de alcohol sigue siendo un problema común entre los adolescentes. Casi 3 de cada 10, aseguran haber visto a algún estudiante consumiendo drogas en colegios o alrededores.

"En materia de salud, si bien ya se han alcanzado las metas de descenso de la mortalidad materna y neonatal, es necesario doblar esfuerzos para eliminar la desnutrición crónica, detener el sobrepeso y obesidad, poner fin a la transmisión del VIH-SIDA y lograr el acceso universal a la vacunación", apunta.

Y añade que en educación, apenas 1 de cada 5 niños menores de 5 años accede a programas de desarrollo infantil o educación inicial, y existen desafíos para que todos los adolescentes asistan al bachillerato, 3 de cada 10 aún no lo hace. El trabajo infantil afecta más a la población indígena con una tasa del 26 % frente a un 8 % a nivel nacional y zonas rurales en un 16 %, mientras que en las urbanas llega a 3 %, anota.

Imagen referencial. Archivo/END

Nubia Zambrano, de la organización CARE, explica a Efe que la situación de la infancia en Ecuador es "de alta vulneración de derechos", y comenta que en temas de protección a la niñez hay una "corresposabilidad" entre el Estado y la sociedad civil. Pide que la ciudadanía no vea como normal los hechos de violencia cotidianos y que se cuestione el ver a un niño trabajando, vendiendo en las calles, como ocurre en varias ciudades del país.

Y si la situación es compleja en general para los menores, las niñas, en específico, lo tienen aún más difícil. Informaciones proporcionadas a Efe por Plan Internacional dan cuenta de que "la sociedad ecuatoriana continúa percibiendo como normal que niñas, adolescentes y mujeres sean infravaloradas y subestimadas".

Asimismo, apunta que la desigualdad está naturalizada dentro de unos patrones culturales que automáticamente asignan y reproducen roles permanentes y constantes a niñas y niños, hombres y mujeres únicamente por su sexo.

"La desigualdad en Ecuador constituye un problema estructural que perpetúa la pobreza y que afecta desproporcionadamente a las niñas y las mujeres jóvenes", señala. Zambrano considera que la sociedad "está en deuda" con la niñez y la adolescencia, pues no ha dado, por ejemplo, una atención oportuna en cuanto al sistema de justicia, al de protección de derechos y de prevención de violencia en centros educativos