• París, Francia |
  • |
  • |
  • EFE

Varios cientos de personas se manifestaron este domingo en París para denunciar la situación en la que han quedado "chalecos amarillos" que han sufrido algún tipo de incapacidad por heridas en enfrentamientos con la policía durante las protestas de ese movimiento.

El colectivo de los que se hacen llamar "Mutilados para el ejemplo" -que parafrasea la expresión "fusilados para el ejemplo" referida a los soldados franceses ejecutados en la Primera Guerra Mundial por evitar el combate- convocó la marcha en la plaza de la Bastilla para desfilar hasta la plaza de la Nación.

Su intención fue denunciar lo que califican de "la ultra violencia de la represión" de las fuerzas del orden francesas y conseguir que se prohíba una parte del material de los antidisturbios, en particular las granadas ensordecedoras y las lanzaderas de pelotas de goma.

Jerôme Rodrigues, figura mediática de los "chalecos amarillos", que el pasado enero fue lesionado de gravedad en un ojo en una de las concentraciones en París, se quejó en declaraciones a la emisora "France Info" de que "nadie denuncie en los platós" de televisión el uso de esos instrumentos. Según la contabilidad de los "Mutilados para el ejemplo", desde que comenzó la protesta a mediados de noviembre, 24 "chalecos amarillos" se han quedado tuertos, cinco mancos y otros cinco han perdido el olfato en choques con la policía.

De acuerdo con la contabilidad del Ministerio del Interior, hasta el 13 de mayo en las protestas de ese movimiento hubo 2.448 heridos entre los manifestantes y 1.797 entre las fuerzas del orden. La Fiscalía de París ha abierto ocho casos por supuesta violencia policial que podrían llevar a algunos agentes a sentarse en el banquillo.

Esa cifra podría incrementarse, ya que los organismos de control interno de los cuerpos de Policía y de Gendarmería han iniciado más de 170 procedimientos de inspección para determinar si hubo uso excesivo o inadecuado de la violencia. El secretario de Estado de Interior, Laurent Núñez, defendió este domingo la acción de las fuerzas del orden ante "una crisis inédita desde hace 50 ó 60 años", en una entrevista radio-televisada por "RTL" y "LCI".

Núñez afirmó que no se arrepienten por la forma en que se han gestionado las manifestaciones e insistió en que el hecho de que alguien se haya quedado tuerto o manco no significa que los agentes hayan cometido faltas.

Las convocatorias de los "chalecos amarillos" los sábados han perdido mucha capacidad de convocatoria en las últimas semanas. La del 1 de junio fue la que tuvo menos seguimiento en seis meses y medio, con 9.500 participantes en toda Francia, según el departamento de Interior, y 23.600 según los organizadores.