•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El canciller de Brasil, Ernesto Araújo, afirmó este jueves en Buenos Aires que el acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) que se negocia desde hace casi veinte años podría cerrarse a finales de este mes.

"Tenemos la gran esperanza de cerrarlo ahora en junio, en una reunión ministerial a finales de junio", dijo el ministro de Exteriores brasileño en declaraciones a la prensa. Araújo, que acompaña al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en su primera visita oficial a Argentina, aseguró que la negociación entre la UE y el bloque integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay ha ingresado en la "recta final".

"Tenemos una gran expectativa de que puede ser posible pronto. Hay un grupo pequeño temas importantes que aún existen, pero tenemos una expectativa muy grande", insistió el ministro, que no quiso precisar que aspectos de la negociación integran este reducido grupo de asuntos que aún restan por acordar.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. EFE/END

La intención de ambos bloques de buscar este pacto quedó plasmada en un acuerdo marco de cooperación firmado en 1995 y que entró en vigencia en 1999, pero formalmente las negociaciones técnicas se iniciaron en Buenos Aires en abril de 2000.

Desde entonces, se han celebrado algo más de una treintena de rondas de negociación, un proceso complejo, incluso con impases por largos años.

Las conversaciones se reanudaron por última vez en mayo de 2016 con un intercambio de ofertas y desde entonces se celebró una quincena de reuniones de negociación, la última de ellas en mayo en la capital argentina.

Araújo dijo este jueves durante un encuentro con empresarios que la relación "revitalizada y reinventada" de Argentina y Brasil, las dos mayores economías del bloque, a partir de una "filosofía común" entre ambos Gobiernos, "se refleja también en un Mercosur revitalizado".

"Es un Mercosur que reencuentra su vocación original. Durante algunos años el Mercosur no ha sido un proceso de integración, ha sido un proceso de desintegración, un proceso que se abocaba a crear barreras entre los socios y a aislar a la región del resto del mundo", sostuvo.

Observo que "eso se invierte ahora con la nueva lógica de una real integración abierta, que es una expresión que se utilizaba mucho en el original del Mercosur", bloque fundado en 1991.

"El Mercosur requiere eficiencia en el intercambio entre los socios, pero también que sea una plataforma de apertura y de eficiencia hacia el resto del mundo, como se ve en negociaciones estratégicas que están cerca de concluir, como con la unión Europea", añadió.