• Bruselas, Bélgica |
  • |
  • |
  • EFE

La Unión Europea (UE) advirtió este viernes que todavía "queda trabajo por hacer" en la negociación comercial con los países del Mercosur, un día después que los mandatarios de Argentina y Brasil consideraran "inminente" un acuerdo.

"La Comisión Europea acoge con satisfacción y comparte el compromiso político del Mercosur de llevar a buen término las negociaciones comerciales en curso", indicó a la AFP una vocera de la Comisión Europea.

Sin embargo, la portavoz comunitaria precisó que "para que esto ocurra, aún queda trabajo por hacer a nivel técnico", pese a las recientes discusiones "constructivas" a mediados de mayo en Buenos Aires.

La UE y los países del Mercosur -Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay- iniciaron en 1999 sus negociaciones de cara a un acuerdo de libre comercio a ambos lados del Atlántico, que estuvieron suspendidas entre 2004 y 2010.

Con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca en 2017, las discusiones cobraron un nuevo impulso, que se vio frenado a finales de 2018 por la incertidumbre vinculada a la elección de Jair Bolsonaro como presidente de Brasil.

Sin embargo, la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, reiteró el jueves que "en los últimos seis meses" se realizaron "enormes progresos", pero que todavía "quedan cosas difíciles", sobre todo en "agricultura".

"Pero estamos en constante contacto con los negociadores del Mercosur. Y no es imposible que podamos concluir esto antes de que esta Comisión finalice", a finales de octubre, agregó Malmström a la red de radios europeas Euranet Plus.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. EFE/END

En Buenos Aires, donde se reunió con su par argentino Mauricio Macri, Bolsonaro aseguró el jueves que "la firma de un acuerdo entre Mercosur y la UE es inminente". "Estamos muy cerca de un acuerdo con la UE", apuntó su homólogo.

La portavoz de la Comisión, institución que negocia en nombre de los 28 países europeos, aseguró que ambas partes continúan en contacto, si bien no se acordó todavía ninguna fecha para una nueva reunión.

Algunos de los escollos en los últimos meses de negociación fueron las reclamaciones europeas en asuntos como los vehículos o las autopartes, las indicaciones geográficas, los servicios marítimos y los productos lácteos.