• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El petróleo se disparó el jueves luego de que el presidente Donald Trump dijo que Teherán "cometió un error muy grande" al derribar un dron estadounidense.

Ya en alza, en Nueva York el barril de WTI acentuó su aumento un 6,3% a 57,13 dólares hacia las 15H05 GMT, mientras que en Londres el crudo Brent aumentaba 4,66% a 64,69 dólares.

Lea: Irán afirma haber derribado un dron estadounidense en su territorio

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este jueves que Irán "cometió un error muy grande" poco después de que el Pentágono confirmara que las fuerzas iraníes derribaron un dron de vigilancia estadounidense.

"¡Irán cometió un error muy grande!", tuiteó sin más el presidente estadounidense en medio del clima de creciente tensión entre Teherán y Washington.

Según un comunicado de los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de Irán, un dron modelo Global Hawk fue derribado sobre el mar de Omán "después de haber violado el espacio aéreo iraní".

De interés: Cuba y Arabia SaudÍ, los nuevos países en la lista negra de EE.UU

Estados Unidos, en tanto, aseguró que el dron se encontraba en espacio aéreo internacional y denunció "un ataque injustificado".

El presidente ruso, Vladimir Putin, advirtió después del incidente que "sería un desastre" que Estados Unidos usara la fuerza contra Irán.

El Gobierno de Irán fue el primero en informar del incidente cuando, mediante un comunicado, los Guardianes de la Revolución anunciaron hace escasas horas el derribo de la aeronave no tripulada, un MQ-4 Triton, cuando realizaba tareas de vigilancia.

Además: Más de 70 millones de refugiados, las cifras no paran de crecer

Según la fuerza de élite iraní, el dron fue abatido con un misil tierra-aire cuando entró en su espacio aéreo en las primeras horas de este jueves, y voló sobre la región de Koohe Mobarak, en la provincia meridional de Hormozgan.

El comandante en jefe de los Guardianes, Hosein Salamí, subrayó en declaraciones a la agencia Tasnim que el derribo del aparato supone "un mensaje decisivo y claro" para que EE.UU. respete "la integridad territorial, la seguridad nacional y los intereses vitales de Irán".