• Washington D.C, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • EFE

El Senado estadounidense aprobó este jueves una iniciativa legal destinada a bloquear la venta de armas a Arabia Saudí decidida por el presidente, Donald Trump, eludiendo la autoridad y el control del Congreso.

Un grupo de senadores de ambos partidos, encabezados por el demócrata Bob Menéndez y el republicano Lindsey Graham, aprobaron una serie de resoluciones para impedir la venta de armas decidida por Trump invocando una "emergencia nacional", pero sin lograr la mayoría necesaria como para revocar el previsible veto presidencial.

Las resoluciones deberán ser aprobadas también por la Cámara de Representantes, donde se espera que prosperen gracias al apoyo de la mayoría que ostenta la oposición demócrata.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. EFE/END

La iniciativa legal ha recibido también el apoyo de congresistas republicanos por considerar que la declaración de una "emergencia nacional" a la que recurrió Trump para vender armas a Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Jordania, fue sólo una argucia para eludir el control y la autoridad del Congreso.

"No se trata de una emergencia nacional. Y sabe cómo lo sé, porque de ser así el Congreso habría autorizado esta operación, que además se propuso hace meses", afirmó el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el demócrata Eliot Engel, durante el debate de estas iniciativas la semana pasada.

El Departamento de Estado anunció la venta de armamento por valor de 8,100 millones de dólares a los tres países árabes el pasado 24 de mayo, sustentando su decisión en una emergencia nacional, con lo que ya no requiere el visto bueno del Congreso.

Debido a la muerte de civiles en el Yemen, los legisladores habían aprobado una resolución que pedía suspender el respaldo militar a Arabia Saudí en ese conflicto a menos que fuera para combatir directamente a Al Qaeda, una medida que luego vetó Trump.

También han sido muy críticos con las autoridades saudíes por la presunta implicación de la corona en la muerte del periodista Jamal Khashoggi.

El subsecretario de Asuntos Políticos y Militares del Departamento de Estado, Clarke Cooper, defendió la semana pasada ante el Congreso esta venta de armas y aseguró que con ella se mandaba "un mensaje" a Irán, país con el que EE.UU. viene aumentando la tensión por distintos incidentes.

Jamal Khashoggi, periodista saudí. EFE/END

El último de estos incidentes ha sido el derribo, este miércoles, de un dron de la Armada estadounidense por parte de la Guardia Revolucionaria iraní, una acción que Teherán atribuyó a una violación de su espacio aéreo y que EE.UU. considera como una acción "no provocada" llevada a cabo en el espacio aéreo internacional.

Trump atribuyó el derribo del dron de reconocimiento no armado a que alguien "estúpido" en Irán cometió un "error" y no a un ataque "intencionado" de ese país, aunque no descartó que haya represalias contra Teherán por el incidente.