•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las relaciones entre Teherán y Washington se deterioraron tras la llegada al poder del presidente Donald Trump, quien en 2018 retiró a Estados Unidos del acuerdo internacional sobre el desarrollo nuclear iraní y restableció una serie de sanciones económicas contra la república islámica.

"Aislar" a Irán 

En un discurso en Riad el 21 de mayo de 2017, Trump llama a "aislar" a Irán.

"De Líbano a Irak, pasando por Yemen, Irán financia, arma y entrena a terroristas, milicias y otros grupos terroristas que propagan la destrucción y el caos en la región", declaró.

"El gobierno iraní transformó un país rico, con una gran historia y cultura, en un Estado paria reducido económicamente", lanza el 19 de septiembre ante la Asamblea General de la ONU.

Trump cierra la puerta 

El 8 de mayo de 2018, Trump anuncia el retiro de Estados Unidos del acuerdo nuclear y el restablecimiento de sanciones económicas contra Irán.

Firmado en Viena en 2015 entre Irán, Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido Francia y Alemania, el acuerdo permitió el levantamiento parcial de sanciones contra Teherán a cambio del compromiso de no desarrollar armas nucleares.

En una primera salva de sanciones contra Irán, el 7 de agosto Estados Unidos bloquea transacciones financieras e importaciones de materias primas, y también penaliza las compras de automóviles y aviones comerciales.

El 5 de noviembre, entran en vigor sanciones contra los sectores petrolero y financiero iraníes.

"Terrorismo" 

El 8 de abril de 2019, Washington incluye a los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico del régimen iraní, en su lista negra de "organizaciones terroristas extranjeras". La fuerza Quds, el cuerpo de élite de los Guardianes, también es incluida en esa lista.

Irán acusa a Estados Unidos de ser un "Estado que apadrina al terrorismo" y a las fuerzas estadounidenses desplegadas en Oriente Medio, en el Cuerno de África y en Asia Central de "grupos terroristas".

Fin des excepciones

El 22 de abril, Trump decide poner fin, a partir de mayo, a las excepciones que permitían a ocho países (China, India, Turquía, Japón, Corea del Sur, Taiwán, Italia y Grecia) comprar petróleo iraní sin contravenir las sanciones estadounidenses.

El 8 de mayo, Irán decide dejar de limitar sus reservas de agua pesada y uranio enriquecido, desafiando compromisos adquiridos en el marco del acuerdo nuclear.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. AFP/END.

Trump impone nuevas sanciones contra los sectores del hierro, el acero, el aluminio y el cobre iraníes.

Teherán da 60 días a los Estados que son todavía parte del acuerdo a ayudarlo a evadir las sanciones estadounidenses o de lo contrario renunciará a otras dos de sus obligaciones.

Dron estadounidense derribado 

El 12 de mayo, cuatro barcos, entre ellos tres buques petroleros, son objetos de "actos de sabotaje" en las aguas territoriales de Emiratos Árabes Unidos. Washington y Riad responsabilizan a Irán.

Estados Unidos refuerza desde inicios de mayo su presencia militar en Oriente Medio, acusando a Irán de preparar ataques "inminentes" contra sus intereses en la región.

El 13 de junio, dos petroleros, uno de ellos japonés, son atacados en el mar de Omán. Washington, Londres y Riad acusan a Irán, que niega toda participación.

El 20 del mismo mes, los Guardianes de la Revolución anuncian haber derribado un dron estadounidenses que había "violado el espacio aéreo iraní". El Pentágono sostiene que el aparato se encontraba a 34 kilómetros de las costas iraníes en el momento del ataque y que no había violado el espacio aéreo iraní "en ningún momento". Trump califica como un "enorme error" el derribo del dron.

Hasan Rohaní, presidente de Irán. EFE/END.

Al día siguiente, el mandatario estadounidense afirma haber anulado a último minuto ataques contra Irán para evitar un saldo dramático de pérdida de vidas, pero no abandona sus amenazas de tomar represalias.

Sanciones contra el líder supremo iraní 

El 24, Trump firma un decreto que impone sanciones contra el líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, una medida que tildó de "fuerte y proporcionada respuesta a las acciones provocadoras de Irán". 

El Tesoro estadounidense anunció por su lado el bloqueo de "miles de millones" más de activos iraníes, así como la incorporación esta semana a su lista negra del ministro de Exteriores, Mohamed Javad Zarif.