•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Manuel Ricardo Cristopher Figuera, el exjefe de los Servicios de Inteligencia de Venezuela (Sebin) que abandonó las filas del chavismo y pasó dos meses escondido y protegido por efectivos de seguridad en Bogotá, Colombia, llegó el lunes a Washington.

Figuera, de 55 años, dijo en entrevista al diario The Washington Post que no se arrepiente de haberse volteado en contra de su jefe, el presidente en disputa de Venezuela, Nicolás Maduro.

"Yo estoy orgulloso de lo que hice", dijo la semana pasada desde el cuarto de un hotel en el centro de Bogotá. "Por ahora el régimen nos sacó una morena. Pero eso puede cambiar rápidamente".

Nicolás Maduro y el exjefe del servicio de inteligencia de Venezuela, Manuel Cristopher Figuera. Cortesía/END.

Figuera fue testigo excepcional de lo que sucede en el Palacio de Miraflores. Llega a Estados Unidos con información clave acerca de temas como los negocios ilegales de oro, la supuesta operación de células de Hezbollah operando en Venezuela y la influencia cubana en la política venezolana.

Al Post contó detalles en una entrevista exclusiva de 12 horas. Explicó cómo y por qué fue que se separó oficialmente del chavismo el pasado 30 de abril, durante el fallido levantamiento organizado por el presidente encargado Juan Guaidó.

Juan Guaidó. AFP/END.

"Tengo una gran deuda con la gente que sigue en la cárcel", dijo Figuera reteniendo lágrimas. "La gente que se le murió familia y no los pudieron ni ver. Eso me quiebra", dijo al diario estadounidense.

Admitió incluso que "hay mucha gente ahí que es inocente, y yo tengo una deuda con ellos. No se hizo todo lo que se pudo. Yo pensé en algún momento que podría sensibilizar a Maduro", dijo. "No pude", aseguró.

¿Cómo se viró Figuera contra Maduro?

Figuera narró al Post cómo pasó del otro lado de la contienda, después de reunirse a fines del 28 de marzo pasado con César Omaña, un médico y empresario de 39 años nacido en Venezuela, que entró a la torre de oficinas del SEBIN con la misión de reclutar a su jefe.

Omaña, basado en Miami, estaba viviendo en medio de dos mundos, narra el diario. Era amigo cercano de una de las hijas de Chávez y otros oficiales de alto rango leales a Maduro, así como miembros clave de la oposición. Diferente a otros empresarios venezolanos involucrados en la conspiración, no ha sido procesado por crímenes y no tiene sanciones de Estados Unidos en su contra.

Además estaba perturbado por el colapso del país bajo Maduro, había estado en contacto con oficiales estadounidenses y había establecido contacto regular, incluso una creciente amistad, con el líder de la oposición Leopoldo López, el más famoso preso político de Venezuela y mentor de Guaidó.

Leopoldo López, opositor venezolano. AFP/END.

"Le dije: ‘dime algo que yo no sepa’", narró Figuera, en referencia al diálogo en el que Omaña le comenzó a hablar del plan de oposición que aún estaba en construcción.

"Hablamos de Sudáfrica y Mandela. Y eventualmente hablamos de un plan inicial, una ley de reconciliación. Convencer a Maduro de irse".

"Yo le dije que estaba listo para ver salir a Maduro", dijo Figuera."Y ahí comenzó la conspiración".

Hezbollah, ELN y el lavado de dinero

Figuera dijo que después de su reunión con Omaña, sintió un rayo de esperanza. Había trabajado por años en inteligencia militar. Pero su nuevo trabajo como jefe del Sebin, expresó, había abierto sus ojos al alcance de la podredumbre dentro del gobierno de Maduro.

"Nunca vi la situación del país y la corrupción del gobierno tan de cerca como la vi en mis últimos seis meses", dijo. "Entendí que Maduro es la cabeza de una empresa criminal. Su propia familia está involucrada".

Figuera contó que había comenzado a investigar a una compañía creada por un asistente del hijo de Maduro, Nicolás Maduro Guerra, que tiene 29 años. Había establecido un monopolio comprando oro de mineros artesanales al sur del país a precios de vaca flaca, para venderlo a precios elevados al Banco Central. Figuera estaba preparado para llevar la información a Maduro pero, dijo, un oficial cercano al presidente le recomendó no hacerlo.

El exjefe del Sebin dijo que comprobó casos de lavado de dinero que involucraban al entonces vicepresidente Tareck El Aissami, que es ahora el ministro de industrias de Maduro y que ha sido sancionado y culpado en Estados Unidos de narcotráfico. El Aissami ha negado públicamente las alegaciones y el Postdijo que no pudo confirmar las alegaciones de Figuera independientemente.

Figuera dijo que obtuvo inteligencia que indicaba que grupos irregulares estaban operando en Venezuela bajo el brazo protector del gobierno, entre ellos miembros del grupo guerrillero colombiano ELN, activo en áreas mineras en el estado sur de Bolívar, prometiendo proveer una primera línea de defensa en caso de una invasión a Venezuela.

Dijo que obtuvo inteligencia de que Hezbollah tenía operaciones en Maracay, Nueva Esparta y Caracas, aparentemente ligado a negocios ilícitos para financiar operaciones en el Medio Oriente.

"Descubrí que los casos de narcotráfico y de guerrillas no debían ser tocados", dijo.

La interferencia cubana

Figuera dijo que Maduroconfiaba su seguridad personal en 15 a 20 cubanos y tenía tres cubanos, que nombró "los psicólogos", que eran asesores especiales que analizaban sus discursos y elimpacto en el público.

Explicó que solía reunirse con Maduro varias veces por semana, pero que cuando solicitó este año una reunión privada entendió que tenía que pasar por "Aldo", un cubano.

Nicolás Maduro. ARCHIVO/END.

"Y yo dije, ‘¿ya va cómo?’. Yo soy su jefe de inteligencia y tengo que pasar por un cubano para poderme reunir con él?", recordó.

Contó incluso que una reunión en los días que el país quedó apagado durante extensos fallos del servicio eléctrico fue interrumpida por una llamada telefónica del expresidente cubano Raúl Castro.

Dijo que cuando terminó la llamada, Maduro pareció aliviado porque Castro había prometido enviar un equipo de técnicos cubanos para ayudar a resolver el problema: "Raúl era como un asesor para Maduro", dijo Figuera. "Si estaba en cualquier reunión, podía ser interrumpida si Castro llamaba".

El nerviosismo de Maduro

Figuera dijo al Post que había descrito en abril la situación del país como deplorable y lo instó a que realizara elecciones: "Me llamó cobarde. Derrotista", Figuera dijo. "Ése fue el punto de quiebre, tenía que actuar".

Describió el plan de levantamiento del 1 de mayo, según el cual serían reconocidos los poderes de la Asamblea Nacional, de parte de altos mandos como el ministro de Defensa, Valdimir Padrino, hoy todavía al lado de Maduro. La medida habría forzado la salida de Maduro.

Según Figuera, los conspiradores se pusieron nombres en código. Figuera, un afro-venezolano, era la "Pantera negra". Omaña era "Superman". Mauricio Claver-Carone, el director para Latinoamérica del Consejo de Seguridad Nacional, era "Comeniños".

Contó que el 27 de abril, se encontró con Padrino en la casa de este. "Fue una conversación corta". Figuera dijo que llamó a Padrino al día siguiente para asegurarse a sí mismo que el jefe de defensa seguía dispuesto. Pero Padrino estaba viendo la película de "Avengers: Endgame" en el cine, dijo, y "no quería hablar".

Según Figuera, Padrino estuvo conspirando para el levantamiento que finalmente resultó fallido. Dijo incluso que estaba al tanto del cronograma y los cambios.

En alusión a Maduro, dijo que en esos días "estaba muy nervioso (...) "Me preguntaba una y otra vez: ‘¿qué es lo que está pasando?’".

Poco después, dijo, fue avisado de que debía entregarse.

La escapada

La esposa de Figuera, Barbara Reinefeld, estaba en Miami y le dijo que cruzara la frontera, que no se entregara.

Reinefeld había sido contactada previamente por dos personas que dijeron que eran del FBI, durante un viaje a San Juan, Puerto Rico. La entrevistaron, dijo al Post, y le proporcionaron un sistema de comunicación encubierto. Figuera bendijo el canal directo, dijo, pero no tuvo personalmente comunicación directa con los americanos.

Padrino y otros oficiales leales a Maduro han alegado públicamente que no fueron parte de la conspiración. Dos días después del 30 de abril, Padrino, al lado de Maduro, pareció sugerir que la oposición había intentado "comprarlos".

Sanciones impuestas por Estados Unidos a Figuera fueron retiradas poco después de su llegada a Colombia.

Figuera dijo al Washington Post que sus primeras reuniones e interrogatorios con oficiales han sido complicados. Ha reconocido a Guaidó como presidente legítimo, pero sigue siendo, de corazón, chavista. que se arrepiente de algunas de sus acciones, pero no todas, bajo él.

"Si yo te dijera que soy la Madre Teresa de Calcuta, no me tomarías en serio. Sería sospechoso", dijo.