•   Ottawa, Canadá  |
  •  |
  •  |
  • AFP

China pidió a Canadá suspender inmediatamente las exportaciones de carne canadiense hacia su territorio, tras el descubrimiento de certificados de exportación falsos, anunció el martes la embajada de Pekín en Ottawa.

En un contexto de tensas relaciones diplomáticas con Pekín, el gobierno canadiense confirmó que la agencia canadiense de inspección de alimentos (ACIA) había "identificado un problema con falsos certificados de exportación que podría tener una incidencia sobre las exportaciones de productos de cerdo y res hacia China", y que lo intentaba remediar.

A mediados de junio, las autoridades aduaneras chinas habían decidido suspender las importaciones de carne de cerdo de una empresa canadiense, alegando el descubrimiento de ractopamina, un aditivo alimenticio prohibido en China, en un cargamento proveniente de Canadá.

Tras ese descubrimiento, una investigación de las autoridades canadienses mostró que hasta 188 certificados de exportación habían sido falsificados, según la embajada china.

Foto referencial. ARCHIVO/END.

"Para garantizar la seguridad de los consumidores chinos, China tomó medidas preventivas urgentes y pidió al gobierno canadiense suspender la entrega de certificados para la carne exportada a China a partir del 25 de junio", explica la legación china en su sitio web. 

La agencia canadiense de inspección de alimentos "tomó medidas para remediar la situación y sigue trabajando en estrecha colaboración con sus socios en la industria y las autoridades chinas", afirmó por su parte la ministra canadiense de Agricultura, Marie-Claude Bibeau, en un comunicado. 

La situación concierne únicamente los certificados de exportación hacia China, precisó la ministra.

Foto referencial. ARCHIVO/END.

La policía canadiense abrió además una investigación para determinar eventuales responsabilidades penales, dijo un responsable del gobierno de Ottawa.

Las relaciones entre Ottawa y Pekín atraviesan una crisis sin precedentes desde el arresto en Vancouver en diciembre de Meng Wanzhou, una alta ejecutiva del gigante de las telecomunicaciones Huawei, tras una solicitud de extradición de Estados Unidos relacionada con presuntas violaciones de las sanciones de Irán.

Tras el arresto de Meng, las autoridades chinas detuvieron a dos canadienses a los que acusan de espionaje, y condenaron a muerte a otros dos por narcotráfico, pero Pekín asegura que esas medidas no tienen relación con el caso Huawei.

Las autoridades chinas ya habían bloqueado las importaciones de los dos principales productores canadienses de colza, argumentando haber encontrado elementos "nocivos" en sus productos.

Interrogado sobre si la suspensión de las exportaciones de carne constituían una medida de retorsión, el portavoz del ministerio chino de Asuntos Exteriores Geng Shuang dijo el miércoles que las autoridades actuaron "conforme a la ley" para "garantizar la seguridad alimentaria".

"En lo que concierne al caso Meng Wanzhou (...), exigimos a Canadá que tome en serio las preocupaciones chinas y que la libere inmediatamente para que pueda volver a China a salvo", dijo.