•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Exhibiendo una diversidad sin precedentes, desde el centrismo de Joe Biden al socialismo de Bernie Sanders, 20 candidatos a la investidura del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020 se dan cita en Miami, miércoles y jueves, para dos veladas de debates muy esperados.

A continuación los cinco primeros, según su orden en la media de los sondeos.

Joe Biden 

Exvicepresidente de Barack Obama. 76 años. 

De lejos líder en los sondeos del campo demócrata, Biden cuenta con claras ventajas: renombre, popularidad, vasta experiencia y capacidad para conectar con el electorado de la clase trabajadora, una importante porción de la cual votó por Donald Trump en 2016.

Donald Trump,presidente de Estados Unidos / AFP

Pero en este inicio de campaña no se muestra muy convincente, con escasas apariciones, a menudo breves, y respuestas a veces confusas.

En más de 40 años de carrera política, incluyendo tres décadas en el Senado, se forjó una reputación de hombre jovial y accesible. Pero también es propenso a gestos de afecto inapropiados en actos públicos, que han sido objeto de denuncias por mujeres antes de su entrada a la liza electoral.

Debido a esa misma experiencia debe responder a decisiones en su pasado, como su apoyo en los '90 a una ley que ayudó al encarcelamiento de muchos estadounidenses negros.

Acostumbrado a las metidas de pata, el exvicepresidente de Barack Obama (2009-2017) provocó una polémica la semana pasada al subrayar sus buenas relaciones con dos senadores segregacionistas, justo cuando salía de otra controversia sobre el financiamiento público al aborto.

Sus rivales intentarán hacerse un lugar en la cima, así que Biden debe esperar ataques el jueves, en su primera gran prueba de la campaña.

Bernie Sanders

Senador independiente desde 2007. 77 años.

Popular, el septuagenario de cabellos despeinados y un discurso contra las desigualdades, espera reencontrar el entusiasmo que le permitió poner en dificultades a Hillary Clinton en las primarias demócratas de 2016.

Desde esa agria batalla, muchas de sus propuestas, consideradas entonces como muy radicales, han sido adoptadas como norma en un partido que gira hacia la izquierda. En especial, su idea de una cobertura universal de salud.

Elizabeth Warren 

Senadora desde 2013. 70 años.

Armada con una batería de propuestas para un vasto espectro de temas -su frase "Tengo un proyecto para eso" se ha popularizado- la progresista ha marchado viento en popa en las últimas semanas.

Otrora profesora de derecho en Harvard, se reivindica capitalista, pero denuncia los desperfectos del sistema, prometiendo romper los monopolios y luchar contra las desigualdades.

Especialista en quiebras, había advertido sobre la crisis mucho antes del crack de 2008 y luego inspiró al presidente Barack Obama la creación de una agencia de protección de los usuarios bancarios.

Kamala Harris 

Senadora desde 2017. 54 años.

Hija de madre india y padre jamaiquino que emigraron a Estados Unidos, Kamala Harris es la única candidata negra entre los primeros cinco lugares.

Tras un entusiasta lanzamiento de su candidatura a inicios del año, la californiana se estanca por debajo del 10% en los sondeos.

La exfiscal construyó rápidamente una reputación de feroz interrogadora de los candidatos de Donald Trump a varios altos cargos gubernamentales.

Pete Buttigieg 

Alcalde de South Bend, en el estado de Indiana desde 2012. 37 años.

Vista general de la Casa Blanca / Archivo

Prácticamente un desconocido para gran parte del electorado hasta inicios de año, este exmilitar políglota escaló en los sondeos exhibiendo su tono tranquilo.

Este cristiano practicante busca convertirse en el presidente más joven de Estados Unidos y el primero abiertamente gay. Compartió el escenario de su lanzamiento con su esposo, Chasten.

Pero desde hace días lidia con la primera prueba de su campaña: defender su gestión al frente de la alcaldía ante habitantes de South Bend, indignados por la muerte de un hombre negro a manos de un policía blanco.