• México |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este jueves que medio millar de agentes migratorios fueron despedidos por corrupción y que se realiza una limpieza en el Instituto Nacional de Migración (INM).

“Se tuvieron que despedir por corrupción alrededor de 500 agentes de migración, y no se termina la limpia”, comentó el mandatario en su conferencia matutina.

La limpieza se enmarca en los acuerdos alcanzados con Estados Unidos para frenar el ingreso a ese país de migrantes indocumentados.

Según el presidente izquierdista, el INM y la aduana de la frontera con Guatemala están en estado “podrido, lleno de corrupción” y el número de migrantes “sí creció”, como argumenta Washington.

Estados Unidos reportó un pico en la llegada de migrantes —solo en mayo se contabilizaron 144,000 detenciones— y amenaza con imponer aranceles a las vitales exportaciones de México si no frena el flujo de indocumentados, principalmente guatemaltecos, hondureños y salvadoreños que huyen de la pobreza y violencia de sus países.

El 7 de junio, México y Estados Unidos alcanzaron un acuerdo para suspender la aplicación de esos gravámenes que estaban fijados para el día 10, y Washington dio un plazo de 45 días a su vecino del sur para tomar medidas contundentes.

“Pensamos nosotros que vamos a lograr atemperar el fenómeno migratorio (...) vamos bien”, comentó López Obrador, que ordenó un controvertido despliegue de más de 21,000 soldados y policías en sus fronteras norte y sur para frenar el flujo de migrantes y reforzó al INM con cientos de nuevos agentes.