• Medellín, Colombia |
  • |
  • |
  • Edición Web

La OEA y su secretario general, Luis Almagro, han sido clave en visibilizar la crisis severa que padece Venezuela, que incluye la salida masiva del país de los ciudadanos que buscan escapar del hambre y la falta de derechos.

En el marco de la 49 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), el grupo de trabajo para migrantes venezolanos reseñó lo que consideraron “la crisis más grande en la historia del hemisferio”.

Desde Medellín, Colombia, presentaron su informe luego de 9 meses de trabajo. Luego de visitas a distintas visitas a las comunidades de migrantes y datos de los países receptores, el grupo registró que al menos 4 millones de venezolanos han salido del país, a un ritmo de 5.000 personas por día, unas 200 por hora.

Esa cifra representa poco más de 13% de la población total de la nación. En todo el mundo, solo Siria, que ha padecido una guerra por más de 8 años, supera a Venezuela en el flujo de migrantes y refugiados.

Al menos 4 millones de migrantes de venezolanos han migrado. AFP/END

Hasta el 15 de junio, de ese número, la mayoría se encuentra en Colombia, al recibir a unos 1.300.000 venezolanos. Sin embargo, son Aruba y Curaçao donde representan un mayor número de la población del país, con 10% y 15% respectivamente.

Entre Colombia, Perú y Chile está el 67,5% de los venezolanos migrantes, si se ve a escala mundial. Pero regionalmente, estos tres países reciben al 90%.

Al presentar el informe, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, señaló que estas personas “han dejado su país para sobrevivir una causa única: la dictadura usurpadora”.

“Queremos enviarle desde la OEA un mensaje a los refugiados venezolanos en región y el resto del mundo de que no están solos”, afirmó Almagro.

Igualmente, instó a la comunidad internacional: “no hay más excusas para el atraso de atender el tema venezolano y del refugio venezolano. No hay más excusas para no darle los recursos que definitivamente necesita este tema”, afirmó.

Adelantó que el grupo estima que en un año habría 7 millones de desplazados forzosos venezolanos.

Por su parte, el Coordinador del Grupo de Trabajo, David Smolansky, señaló que el identificaron cinco razones de la salida de los venezolanos de su país: la crisis humanitaria, la violencia generalizada, la crisis económica, la violación de derechos humanos, el control social y la escasez de medicamentos y alimentos.

la situación de los migrantes venezolanos son tema de debate en la OEA. AFP/END

“Esto no es una migración económica o voluntaria, si no una migración forzosa”, aseguró Smolansky.

Uno experto que trabajó con grupo, Dany Bahar, se enfocó en señalar, con datos históricos, cómo los migrantes pueden fortalecer el sector laboral en los países receptores y generar riquezas.

Con respecto a la cooperación económica, Bahar subrayó que mientras los refugiados sirios han recibido $5000 per capita, los venezolanos han recibido menos de $100.

El grupo también señaló del plan de respuesta anunciado por las Naciones Unidas, solo se han recolectado el 21% de la meta, dejando una brecha de más de 500 millones de dólares

Propuestas

Entre las recomendaciones del informe, señalaron la creación de una tarjeta de identidad regional, que facilite la movilidad de los venezolanos sin documentación y el intercambio de información entre los países.

Además, pidieron la aplicación de la Declaración de Cartagena para los migrantes venezolanos. Bahar argumentó que sería lo más justo, pragmático y facilitaría la integración.

El experto, sin embargo, señaló que debe ser “un consenso regional simultáneo”.

El grupo igualmente pidió a los países receptores no hacer deportaciones de migrantes vulnerables que no haya cometido delito, hayan violado la ley o no tengan documentación.

“Si en el corto plazo se resuelve la crisis política, económica y social en Venezuela, habrá un descenso significativo de la migración forzosa y habrá incentivos para el retorno de migrantes y refugiados venezolanos”, afirmó Smolansky.