• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Web

El empresario convertido en presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planea renovar la imagen del 4 de julio al incluirse a sí mismo en la celebración, exhibir las fuerzas armadas estadounidenses y hacer variaciones al espectáculo emblemático de fuegos artificiales.

Está previsto que el presidente Donald Trump se dirija a la nación desde los escalones del Monumento a Lincoln el Día de la Independencia el jueves por la noche. Se establecerá una sección VIP especial en el área y la Casa Blanca entregará boletos para estos lugares principales.

Encuentro entre Donald Trump y Xi Jinping será sin "precondiciones", según asesor de la Casa Blanca

El 4 de julio conmemora la declaración de independencia de Estados Unidos en 1776 de Gran Bretaña y el establecimiento de Estados Unidos como una nación independiente. Los presidentes en tiempos modernos han decidido celebrar el cumpleaños de Estados Unidos al participar en eventos separados de la celebración principal en el National Mall.

Las celebraciones pasadas han circunvalado la política.

Está previsto que el presidente Donald Trump se dirija a la nación desde los escalones del Monumento a Lincoln el Día de la Independencia el jueves por la noche. Archivo/END

Y mientras que el Día de la Independencia marca un importante evento político en la historia de la nación, las celebraciones tradicionalmente se abstienen de enfocarse en un partido político o un político en particular.

Una nueva encuesta sugiere que la mayoría de los estadounidenses están de acuerdo con que el presidente pronuncie un discurso público el 4 de julio. El 81% de los republicanos, el 55% de los independientes y el 27% de los demócratas aprueban los planes de Trump para hablar en el National Mall.

Sin embargo, con la campaña presidencial de 2020 en plena marcha, algunos historiadores temen que el presidente esté inyectando políticas partidistas en las festividades de este año.

"Está convirtiendo esta celebración, que debería ser una celebración nacional, en una celebración de él", dice Mary Beth Norton, profesora de historia recientemente jubilada en la Universidad de Cornell y autora de un próximo libro, 1774: Year of Revolution.

Una nueva encuesta sugiere que la mayoría de los estadounidenses están de acuerdo con que el presidente pronuncie un discurso público el 4 de julio. Archivo/END.

El hecho de que un presidente de Estados Unidos participe activamente en las celebraciones del Día de la Independencia cambia la naturaleza del evento, según Jim Grossman, director ejecutivo de la American Historical Association.

"Y eso no significa que el cambio sea siempre malo, pero sí significa que se convierte en un evento menos democrático", dice, "menos democrático y más partidista. [El 4 de julio] no se trata de un partido en particular. No es sobre una persona en particular. En cierto modo, es una celebración de la política. Es una celebración de la democracia ".