• Tapachula, México |
  • |
  • |
  • AFP

A casi un mes de haber alcanzado un acuerdo migratorio con Estados Unidos, el gobierno de México inició este miércoles un "despliegue permanente" de fuerzas federales en el río Suchiate, en la frontera con Guatemala, para evitar el ingreso de migrantes.

"El despliegue será permanente, en apoyo a las tareas del Instituto Nacional de Migración (INM)", dijo este miércoles a la prensa el general Vicente Antonio Hernández, coordinador de las fuerzas federales mexicanas desplegadas en el sur del país, al hacer un recorrido del operativo con la prensa.

El general detalló que además del Río Suchiate, los miembros de la Guardia Nacional fueron desplegados también en 61 pasos migratorios en el sureño estado de Chiapas por donde, dijo, transitan vehículos con personas sin documentos migratorios.

"A partir del 10 de junio inició la 'estrategia de rescate' de los migrantes que son objeto de la delincuencia organizada, y este 3 de julio, la vigilancia en las rutas de internación, sin sustituir las funciones de la autoridad migratoria", dijo.

El general agregó que de mayo a la fecha, han sido "rescatados" 20,400 migrantes en la frontera sur y unos 30 traficantes de personas han sido detenidos.

"Seríamos muy irresponsables si seguimos dejándolos ir a la aventura", dijo al recordar el caso del migrante salvadoreño que murió la semana pasada en el río Bravo (o Grande) con su hija de casi dos años al intentar cruzar a Estados Unidos.

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. EFE/END

"Vienen en busca de una mejor vida, pero desgraciadamente nos hemos dado cuenta que hasta encuentran la muerte, por eso es el rescate", agregó.

El mes pasado, Estados Unidos amenazó con imponer aranceles a las vitales exportaciones de México si el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no frenaba el flujo de indocumentados, principalmente guatemaltecos, hondureños y salvadoreños que pasan por su territorio.

Para evitar esa amenaza, México se comprometió a desplegar unos 6,000 elementos de su recién creada Guardia Nacional a su frontera sur, una medida que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump calificó como un "gran trabajo".