• Brasilia, Brasil |
  • |
  • |
  • AFP

Brasil admitió el miércoles la posibilidad de extinguir el Fondo Amazonía -dedicado a la protección ambiental-, si no llega a un acuerdo con Noruega y Alemania, sus principales patrocinadores, sobre las nuevas reglas de funcionamiento propuestas por el gobierno de Jair Bolsonaro.

"En teoría, sí" (puede ser extinto), "pero estamos hablando aquí sobre continuidad, diálogo, con más ahínco, con más dedicación y sinergia entre los diferentes involucrados: Alemania, Noruega y el gobierno", afirmó el ministro brasileño de Medio Ambiente, Ricardo Salles, al final de una reunión con los embajadores de ambos países en Brasilia.

A su lado, el embajador de Noruega Nils Martin Gunneng declaró que "como dijo el ministro (Salles), teóricamente (la desactivación del fondo) es una opción. Pero trabajamos para que continúe".

Su par alemán, Georg Witschel, reafirmó: "existe esa posibilidad, pero queremos evitarla".

El gobierno brasileño pretende modificar la gerencia del Fondo Amazonía y de destinar parte de su presupuesto a indemnizar a hacendados con tierras en áreas protegidas de la selva tropical.

La administración de Bolsonaro, que lleva seis meses en el poder, extinguió dos comités gestores del fondo, uno de los cuales incluía entre sus miembros a representantes del gobierno federal, de los gobiernos regionales y de la sociedad civil.

"Para nosotros fue una sorpresa la extinción del Comité Orientador del Fondo Amazonía (COFA) y del comité técnico, pero el ministro nos aseguró que el diálogo continúa", afirmó el embajador noruego, citado por la prensa local.

Creado en 2008, el Fondo Amazonía administra unos 1,300 millones de reales (unos 320 millones de dólares) procedentes de los gobiernos de Alemania y Noruega y de la petrolera brasileña Petrobras.

Los recursos son asignados por el banco de fomento BNDES a organizaciones tanto gubernamentales como no gubernamentales (ONGs).