• |
  • |
  • AFP

El presidente ruso, Vladimir Putin, lleva a cabo este jueves una visita relámpago de un día para reunirse con el papa Francisco en el Vaticano y reactivar sus relaciones con Italia, uno de sus mejores amigos en Occidente.

Se trata de la tercera vez que el papa Francisco recibe a Putin, a quien vio en el Vaticano la primera vez en 2013, pocas meses después de su elección al trono de Pedro, y en el año 2015.

El líder ruso, conocido por su falta de puntualidad, llegó poco después de las 14H00 local (12H00 GMT), con aproximadamente una hora de retraso a su tercera entrevista con Francisco.

Después de un fuerte apretón de manos, el papa lo invitó a sentarse en frente a su escritorio para una entrevista privada en su estudio privado del palacio apostólico.

Durante el último encuentro privado, de 50 minutos, el papa le pidió un "esfuerzo sincero" por la paz en Ucrania y hablaron también de Oriente Medio, sobre todo de Siria e Irak y de la situación de los cristianos en el Cercano Oriente.

Durante esta tercera visita no se excluye que Francisco y Putin aborden la crisis en Venezuela, un tema que para el papa latinoamericano es muy importante.

Rusia es junto a China uno de los principales apoyos diplomáticos del régimen de Nicolás Maduro, inmerso en una profunda crisis política, social y económica.

El cardenal Pietro Parolin, número dos del Vaticano, reconoció hace dos años que Rusia puede jugar un "gran papel" a favor de la paz y el diálogo en Venezuela, en una entrevista a Radio Vaticano.

Rusia, tiene importantes inversiones y negocios con Venezuela a través del conglomerado industrial militar Rostec.

"No creo que se hable de una visita del papa a Rusia, el momento no ha madurado", comentó por su parte monseñor Vincenzo Paglia al excluir ese delicado tema de la agenda

Amistad con Italia

En Italia, Putin se reunirá con el presidente Sergio Mattarella y el jefe de gobierno Giuseppe Conte.

Debido a las sanciones europeas Italia pasó del 3º o 4º lugar en la lista de socios económicos al 8º, lamentó el asesor del Kremlin Yuri Ushakov.

"Los asuntos económicos son una prioridad", reconoció.

También las relaciones Rusia-UE, Siria, Ucrania, Libia y el programa nuclear iraní figuran entre los temas en el tapete.

Conte, que desde hace 13 meses dirige un gobierno de coalición del partido de ultraderecha La Liga y el Movimiento 5 Estrellas, prometió fomentar una revisión del sistema de sanciones impuesta por la Unión Europea a Rusia después de la anexión de Crimea.

La visita de Putin será una nueva ocasión para Matteo Salvini, líder de la Liga y hombre fuerte del gobierno, de mostrar su admiración por Vladimir Putin.

"Hombres como él, que tienen en mente sobre todo el interés de sus propios ciudadanos, se necesitan por docenas", suele decir.

Desde 2014, Rusia se ha visto afectado por sanciones económicas europeas y estadounidenses sin precedentes debido a la crisis ucraniana.

La capital italiana ha sido blindada para la visita de Putin, y 50 calles del casco histórico han sido cerradas.

Una imponente limusina rusa de más de seis metros será utilizada para transportar al líder ruso, que se reunirá también al final de su jornada con los dos viceprimeros ministros, Salvini y Luigi di Maio, líder del Movimiento 5 Estrellas.

Antes de partir por la noche, Putin dedicará un momento de su extenuante visita a su viejo amigo Silvio Berlusconi.