• La Habana, Cuba |
  • |
  • |
  • AFP

Cuba reguló el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), "como instrumento para la defensa de la Revolución", en momentos de expansión de esos servicios y de mayor confrontación con Estados Unidos.

Un paquete de decretos y medidas publicados este jueves en la Gaceta Oficial norman el uso del "conjunto de recursos, herramientas, equipos, programas y aplicaciones informáticas, redes y medios, que permiten la compilación, procesamiento, almacenamiento, transmisión y recepción de información en cualquier formato: voz, datos, texto, video e imágenes", señala el texto principal.

Y remarca el uso y desarrollo de las TIC "como instrumento para la defensa de la Revolución".

Para ello velará por un "uso responsable de los ciudadanos" y "la defensa política y la ciberseguridad frente a las amenazas, los ataques y riesgos de todo tipo".

Los cubanos se quejan de los altos precios de internet, que el monopolio estatal Etecsa ha prometido bajar a medida que se desarrolle, pero también del bloqueo de muchos sitios de corte político, a los cuales no tienen acceso.

Las autoridades, por su parte, han reconocido la red como un nuevo campo de batalla político e ideológico, y el propio presidente Miguel Díaz-Canel insta a sus funcionarios y partidarios a tener mayor presencia en las redes sociales para divulgar su visión en ese sentido.

Y para que no queden dudas, el documento advierte que "el Ministerio de Comunicaciones, en coordinación con los de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y del Interior, es el responsable de orientar las tareas y acciones que garanticen la informatización de la sociedad".

Cuba marcha a la zaga mundial en el acceso a internet, pero en el último año, el primero del mandato de Díaz-Canel, se ha incrementado el acceso a la red con zonas wifi, salas de navegación y teléfonos móviles, mientras se avanza en el acceso desde los hogares.

En Cuba el acceso a internet es caro y muy regulado. Archivo/END

Cuba tiene 11.2 millones de habitantes.

Desde que en diciembre pasado se instaló el servicio de internet en los teléfonos móviles, unos 2.3 millones de usuarios han accedido a este servicio, número que representa el 41.8% de las líneas activas.

El conjunto de regulaciones persigue "fortalecer el proceso de informatización, en función de modernizar coherentemente todas las esferas de la sociedad y contribuir al desarrollo económico y social del país".

Asimismo, "promover y favorecer el acceso y el uso responsable de los ciudadanos a las TIC y consolidar la defensa política y la ciberseguridad frente a las amenazas, los ataques y riesgos de todo tipo".