• Berlín, Alemania |
  • |
  • |
  • AFP

Delante del Treptow Ateliers, uno de los edificios con estudios de artistas típicos de Berlín, hay cruces plantadas en el césped a modo de cementerio en protesta por la amenaza de expulsión que pesa sobre una treintena de pintores, fotógrafos y otros virtuosos de las artes.

"Demolición", "expulsión", se lee en las cruces colocadas por estos inquilinos, que tienen hasta marzo de 2020 para irse de esta antigua fábrica del barrio de Treptow, en el este de Berlín.

En su lugar está prevista la construcción de un complejo inmobiliario de cinco plantas.

Alrededor de 350 estudios de artistas cierran cada año en la capital alemana debido a la presión inmobiliaria, informa la asociación profesional de artistas visuales de Berlín (BBK).

Una desaparición con la que Berlín se arriesga a perder su identidad bohemia e intrépida. Y es que es la capital europea de la cultura alternativa.

Los lugares simbólicos, como los "locales okupados" cuando cayó el Muro de Berlín en 1989, ya desaparecieron, como el conocido Tacheles cerrado en 2012 y destinado a apartamentos de lujo y a un hotel.

"Sin discusión"

Berlín es una ciudad bastante asequible si se compara con otras capitales occidentales pero en los últimos diez años se ha duplicado el precio de los alquileres y es difícil conseguir vivienda.

El gobierno de la ciudad de Berlín no ha logrado adaptar o favorecer la oferta para satisfacer a las aproximadamente 50,000 personas que se instalan en ella cada año.

Vista del Treptow Ateliers. AFP/END.

El propietario del edificio que alberga los Treptow Ateliers, Peter Ottmann, un arquitecto radicado en Múnich (sur), asegura que él no quiere expulsar a los artistas, sino construir nuevos talleres junto a una treintena de apartamentos y una guardería, todo ello en un total de 4,500 metros cuadrados.

Los actuales inquilinos niegan tener garantías de poder quedarse y consideran que la renovación conllevará un alza de los precios y un aburguesamiento, en un momento en el que Berlín ha congelado los alquileres por cinco años, a partir de 2020, precisamente para intentar frenar este fenómeno.

"No ha habido discusión sobre la reconstrucción. Nos informó que podíamos escribir nuestros nombres en la lista de espera para obtener estudios... Inscribirse en esta lista es aceptar que te echen, no combatir", afirma Lydia Paasche, una artista alemana de 41 años.

Artistas sustituidos

Un olor a pintura emana del taller de Lorcan O'Byrne. Este irlandés de 58 años teme la desaparición de la comunidad que se ha ido formando en los últimos siete años en este lugar. "Hay mucha amistad entre nosotros y también espíritu crítico", dijo.

Lorcan O'Byrne se instaló en Berlín en los años 1980, cuando todavía estaba dividida por el muro. Fue testigo de la evolución del paisaje artístico berlinés.

Artista alemana Lydia Paasche. AFP/END.

Añora la época en la que venían David Bowie, Iggy Pop o Nick Cave: "Había clubes, locales okupados, áreas de arte por todas partes". Hasta que los inversores empezaron a interesarse por la ciudad.

Un millón de m2 inutilizados

"La paradoja que es quienes desembarcaron en Berlín por su lado 'arty' se instalaron en los lugares culturales" por los que se sentían atraídos, sostiene el artista.

El propietario Peter Ottmann rechaza las acusaciones. "Entiendo que los inquilinos se conmuevan, pero es importante recordar que el futuro proyecto proporcionará espacio a 175 personas, o sea a 150 más que ahora".

AFP/END.

La mitad de los cerca de 8,000 inscritos en los registros de la asociación profesional de artistas visuales de Berlín temen perder su estudio a medio plazo.

Los Treptow Ateliers piden soluciones a las autoridades berlinesas.

"Hay más de un millón de metros cuadrados de superficie inutilizada en las propiedades inmobiliarias del Estado", afirma Lydia Paasche. "Nos gustaría que este espacio público se destinase a los artistas locales".