• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

Legisladores estadounidenses renovaron este viernes su pedido de sanciones contra el más alto funcionario de la región china de Xinjiang, en el décimo aniversario de los disturbios que dejaron casi 200 muertos.

Después de los incidentes del 5 de julio de 2009 en Urumqi, capital de la región, China tomó medidas drásticas.

Alrededor de un millón de uigures o miembros de otras comunidades en su mayoría musulmanas y de habla turca han sido detenidos en una vasta red de "campos de reeducación" con el pretexto de combatir el terrorismo.

El 3 de abril, más de 40 legisladores estadounidenses de todo el espectro político pidieron a la administración Trump que impusiera sanciones a Chen Quanguo, el secretario del Partido Comunista en Xinjiang.

Pero los líderes de la Comisión Ejecutiva-Congresional sobre China, un organismo estadounidense que supervisa los derechos humanos en ese país, dijeron que el gobierno aún no ha respondido a la carta.

"En este triste aniversario, reiteramos el llamado a responsabilizar a los funcionarios chinos", dijeron los presidentes de la comisión, el senador republicano Marco Rubio y el representante demócrata Jim McGovern.

"El gobierno chino ha actuado con impunidad (en Xinjiang) por demasiado tiempo", señalaron.

La administración Trump ha denunciado el trato de China a los uigures, e incluso el secretario de Estado Mike Pompeo ha comparado la detención masiva con los campos de concentración nazis.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. AFP/END.

"La retórica ha sido dura, pero no es suficiente", dijeron los legisladores.

China dice que esos campos son centros de entrenamiento vocacional donde los uigures pueden aprender oficios y chino mandarín, mientas son disuadidos de optar por el extremismo.

Pero exdetenidos dicen que fueron adoctrinados por simplemente seguir tradiciones islámicas, como llevar barbas largas o velos.