• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó este viernes que se planteaba imponer por decreto una pregunta sobre la nacionalidad en el próximo censo en Estados Unidos, una cuestión polémica que ha sido objeto de un veto de la Corte Suprema.

La secretaría estadounidense de Justicia indicó, por su parte, que tenía intención de presentar nuevas justificaciones jurídicas para poder hacer la famosa pregunta a los habitantes que contesten al censo en 2020: "¿Tiene esta persona la ciudadanía estadounidense?".

El tiempo apremia ya que los millones de formularios están en la imprenta y las consecuencias de un cambio pueden ser enormes: el censo condiciona el pago de 675,000 millones de dólares en subvenciones federales y determina el número de escaños asignados a cada estado del país en la Cámara de Representantes, en función de la población.

La inclusión de una pregunta sobre la nacionalidad, retirada hace más de 60 años de los formularios, podría llevar a entre 1.6 y 6.5 millones de inmigrantes a abstenerse de participar en el censo o a mentir en sus respuestas, por temor a ser localizados, especialmente en el caso de los indocumentados, según los expertos de la oficina de censo.

La Corte Suprema bloqueó la semana pasada la inclusión de esa pregunta porque consideró "artificiales" las justificaciones aportadas por la administración de Donald Trump.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. AFP/END.

El presidente estadounidense mencionó entonces un posible aplazamiento de la impresión de los formularios de censo --que debe realizarse cada 10 años según la Constitución-- para darle nuevos argumento a la Corte.

El Gobierno anunció el martes que renunciaba a esa pregunta, pero Trump acabó rechazando la decisión de su propio ejecutivo

El viernes, unos periodistas preguntaron a Trump sobre su voluntad de recurrir a un decreto presidencial para saltarse la decisión de la Corte Supremo. "Pensamos en ello. Tenemos cuatro o cinco formas de hacerlo", respondió en los jardines de la Casa Blanca.

La oposición recurrirá probablemente cualquier nueva iniciativa de la administración para incluir esa pregunta.