• Washington D.C, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera ministra británica, Theresa May, hablaron sobre Irán en una llamada telefónica el viernes, luego de que fuera interceptado un petrolero iraní sospechoso de llevar crudo a Siria, violando las sanciones europeas.

Los dos mandatarios "hablaron de la cooperación entre Estados Unidos y Reino Unido para promover sus intereses comunes en términos de seguridad nacional, incluidos los esfuerzos por hacer cumplir las sanciones contra Siria, para garantizar que Irán no obtenga el arma nuclear, y para conseguir la desnuclearización final y totalmente verificada de Corea del Norte", indicó el sábado la Casa Blanca.

"También discutieron sobre el estado de las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China", agregó en un comunicado.

Irán no ha informado sobre la procedencia del petróleo transportado ni el destino del buque "Grace 1" interceptado el jueves en el territorio británico de Gibraltar, en el extremo sur de la península ibérica, a pedido de Estados Estados, según las autoridades españolas.

La detención del petrolero es una "excelente noticia", comentó el jueves el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, sin confirmar que Estados Unidos lo hubiera solicitado.

John Bolton, asesor de seguridad nacional de Estados Unidos. AFP/END

El buque fue detenido unos días después del anuncio de que Teherán había superado el límite de uranio enriquecido fijado por el acuerdo internacional sobre su programa nuclear firmado en 2015, en un contexto de fuertes tensiones con Washington que hacen temer un conflicto en la región estratégica del Golfo.

Estados Unidos se retiro del acuerdo nuclear con Irán.