• México |
  • |
  • |
  • AFP

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este martes que su gobierno alcanzó un acuerdo con los policías federales que protestaban por su integración a la recién creada Guardia Nacional.

"Ya se resolvió el asunto: va a continuar la selección para los que lo deseen pasen a formar parte de la Guardia Nacional, siempre y cuando reúnan los requisitos", dijo el presidente en su habitual conferencia de prensa matutina.

"Los que no puedan participar en la Guardia Nacional van a tener otras ocupaciones en la vigilancia en oficinas públicas y otras tareas, pero no se despide a nadie", agregó.

Adrés Manuel López Obrador, presidente de México / AFP Durante la semana pasada, policías federales de México protestaron en la sede de su corporación por el supuesto cambio de sus condiciones laborales al ser transferidos a la Guardia Nacional, la iniciativa clave de seguridad del gobierno mexicano.

En ese momento, el gobierno consideró que había "grupos de interés" sospechosos de corrupción e incluso el expresidente Felipe Calderón (2006-2012) detrás de las protestas.

El mandatario reiteró que hubo "mano negra" (intereses) en las protestas que realizaron los policías federales: "También hubo mano negra, sin duda, manejo en las redes sociales con 'bots'".

López Obrador dijo también que los elementos que no acepten el acuerdo están en su derecho. "No hay siempre que decir que sí. Somos libres, cada quién puede hacer lo que considere más conveniente", dijo.

"Se avanzó con el acuerdo pero siempre va a haber diferencias, disidencias", matizó.

Principalmente conformada por militares, la Guardia Nacional es la apuesta del gobierno de López Obrador para abatir los crecientes índices de violencia en México, aunque sus detractores denuncian que es una militarización del país.