• Seúl, Corea del Sur |
  • |
  • |
  • AFP

Un estudiante australiano que fue expulsado de Corea del Norte tras ser detenido acusado de espionaje negó este martes esas alegaciones.

Alek Sigley, de 29 años, que fue liberado la semana pasada tras haber estado detenido durante varios días, había estado "espiando" Corea del Norte, según un medio estatal de ese país.

"La acusación de que soy espía es falsa", escribió Sigley en Twitter, agregando que se encontraba "bien tanto física como mentalmente".

"Todavía sigo muy interesado en Corea del Norte y quiero continuar mi investigación académica y otros trabajos vinculados con el país. Pero actualmente no tengo planes de visitarlo nuevamente, al menos en el corto plazo", dijo.

Estos tuits fueron su primera reacción tras su detención y expulsión de Corea del Norte.

Sigley, uno de los pocos occidentales que vivía y estudiaba en la capital norcoreana Pyongyang, había desaparecido sin dejar rastros alrededor del 23 de junio.

Según la agencia oficial norcoreana KCNA, fue detenido el 25 de junio por hacer propaganda contra el país en línea.

AFP/END.

La agencia indicó que Sigley había "admitido honestamente que había estado espiando, recabando nuestra información interna y compartiéndola con otros y nos pidió reiteradamente perdón por haber infringido nuestra soberanía".

Sigley, que habla un coreano fluido, dirigía una empresa especializada en tours por Corea del Norte y gestionaba varias páginas en redes sociales, de contenido apolítico sobre la vida en uno de los países más herméticos del mundo.

Sus publicaciones describían la vida diaria en Pyongyang, desde los restaurantes de la ciudad a reseñas de aplicaciones norcoreanas. Se casó con una japonesa en Pyongyang el año pasado.